Nueva esperanza para la fertilidad masculina en pacientes jóvenes con cáncer

Investigadores israelíes desarrollan un método que convierte las células madre en células espermáticas, lo que posibilita la fertilidad futura de los niños sometidos a quimioterapia.

Un sistema de cultivo celular que se está desarrollando en Israel podría convertir por primera vez las células madre testiculares en células espermáticas, permitiendo la posibilidad de fertilidad futura para los niños prepúberes que deben someterse a quimioterapia para el tratamiento del cáncer.

La quimioterapia agresiva en la niñez a menudo resulta en daño testicular masculino y en consecuencia pone en peligro la fertilidad futura. Mientras que los machos adultos pueden congelar sus espermatozoides antes de someterse a la quimioterapia, los varones a esta edad aún no producen esperma y, por lo tanto, es imposible guardar los espermatozoides para su futura fertilización.

Según los hallazgos publicados en la revista Stem Cells and Development, investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev (BGU) y el Centro Médico de la Universidad Soroka encontraron que la presencia de células espermatogonianas (SPGC) en los testículos de niños con cáncer prepuberal (PCPB) pueden usarse para desarrollar estrategias futuras para la preservación de la fertilidad masculina.

Durante el estudio, se obtuvieron siete biopsias testiculares de PCPB que habían sido tratadas con quimioterapia. Los investigadores pudieron cultivar y aislar las células testiculares en diferentes etapas de desarrollo, incluidas las células premeióticas, meióticas y postmeióticas. También identificaron células parecidas a espermatozoides que se habían desarrollado a partir de las células testiculares de una PCPB.

“Nuestros resultados demuestran la presencia de SPGC biológicamente activos en biopsias testiculares de PCPB tratadas con quimioterapia por primera vez, y su capacidad para desarrollarse in vitro en diferentes etapas de la espermatogénesis, incluida la generación de células espermáticas”, dijo el investigador principal Prof. Mahmoud Huleihel, del Departamento de Microbiología e Inmunología de Shraga Segal en la Facultad de Ciencias de la Salud de BGU.

“Este estudio puede abrir el camino para nuevas estrategias terapéuticas para la preservación de la fertilidad de PCPB y para pacientes azoospérmicos [hombres cuyo semen carece de células de esperma]”, dijo Huleihel.

Otros investigadores que participaron en el estudio, financiados en parte por la Fundación Kahn y la Fundación de Ciencias Binacionales de Estados Unidos e Israel (BSF), incluyen al Prof. Eitan Lunenfeld, jefe de obstetricia y ginecología en Soroka, así como a los estudiantes de doctorado Maram Abofoul- Azab y Ali Abu Madighem, del laboratorio de Huleihel.

Los autores adicionales incluyen al Prof. Joseph Kapelushnik de BGU y Soroka, al Prof. Qing Hua Shi de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, y al Prof. Haim Pinkas del Beilinson Hospital en Petah Tikva. BGU y Soroka están ubicadas en la ciudad de Beersheva, al sur de Israel.

Fuente

La Esclerodermia y las Células Madre Mesenquimales

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmunitario del paciente ataca por error a los tejidos sanos, lo que produce tejidos cicatriciales endurecidos. En la forma severa de esta enfermedad, conocida como escleroderma sistémica, el tejido cicatrizal también puede formar órganos internos que incluyen el corazón, los riñones, los pulmones y el tracto gastrointestinal.

Actualmente no existe una cura para la esclerodermia, pero la terapia con células madre puede ser un enfoque futuro eficaz para tratar esta enfermedad. Los trasplantes de células madre mesenquimales son un tipo de esta terapia bajo investigación.

Cómo funciona la terapia con células madre mesenquimales

La mayoría de las células en el cuerpo están diferenciadas, lo que significa que se han desarrollado para cumplir un rol fijo y, en general, no pueden cambiar para cumplir otras funciones. Pero las células madre tienen el potencial de convertirse en un rango de otras células.

Las células madre mesenquimales pueden regular la forma en que funciona el sistema inmunitario. Pueden reducir el crecimiento de las células inmunitarias y pueden “restablecer” la respuesta inmune perjudicial que se observa en los pacientes con esclerodermia.

Las células madre mesenquimales se cosechan comúnmente de la médula ósea o del cordón umbilical, y luego se cultivan en el laboratorio. Por lo general, tienen una menor probabilidad de rechazo cuando se trasplantan a un paciente en comparación con las células madre hematopoyéticas debido a la forma en que alteran la respuesta inmune, lo que las convierte en una opción de tratamiento más segura.

Las células madre mesenquimales también pueden denominarse células estromales mesenquimales.

Estudios de células madre mesenquimales en la esclerodermia

Los trasplantes de células madre mesenquimales no se han invertido tan a fondo como las células madre hematopoyéticas. Sin embargo, aunque se necesita más trabajo, se han realizado algunos estudios de casos y pequeños ensayos clínicos, y sugieren que pueden ser beneficiosos para los pacientes con esclerodermia.

Un estudio de caso evaluó el efecto de las células madre mesenquimales obtenidas de un donante compatible (alogénico) en dos pacientes con esclerodermia sistémica progresiva y resistente al tratamiento. Antes del trasplante, ambos pacientes se sometieron a plasmaféresis, que filtra las células inmunes y las proteínas de la sangre, y una sola dosis de rituximab, que suprime la respuesta inmune.

Los resultados, publicados en la revista Stem Cell Investigation en 2016, mostraron que después del trasplante de células madre, los síntomas de los pacientes mejoraron; tenían síntomas pulmonares reducidos, como dificultad para respirar, dolor articular menor y mayor flexibilidad articular. Su movilidad general y calidad de vida también mejoraron. Ambos pacientes optaron por recibir un segundo trasplante de células madre después de la progresión de la enfermedad a los 12 y 16 meses, respectivamente.

Un ensayo clínico abierto de fase 1/2 (NCT00962923) evalúa la seguridad y eficacia de los trasplantes de células madre mesenquimales alogénicos en 20 pacientes con esclerodermia sistémica. La prueba se lleva a cabo en un único sitio en China, pero no está claro si aún está en curso.

Las células madre se obtuvieron de cordones umbilicales y se cultivaron en el laboratorio. Los pacientes tratados se sometieron a tres rondas de plasmaféresis antes de recibir una dosis única de las células.

Los resultados de 14 pacientes (de los 20 planeados para la inscripción) se publicaron en 2017 en la revista Arthritis Research & Therapy y mostraron que, en un año de seguimiento, los síntomas de la piel habían mejorado significativamente, medido por el puntaje modificado de la piel de Rodnan. Tres pacientes con enfermedad pulmonar intersticial (EPI) debido a esclerodermia también mostraron una función pulmonar significativamente mejorada. No hubo eventos graves reportados.

Un ensayo abierto de Fase 1/2 (NCT02213705) en Francia está reclutando 20 pacientes con esclerodermia sistémica resistente a ciclofosfamida para evaluar la seguridad y eficacia del trasplante de células madre mesenquimales alogénicas. Se espera que la prueba se complete en junio de 2019.

Trasplante de células madre mesenquimales para úlceras digitales

Un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado de Fase 1/2 (NCT03211793), llamado MANUS, tiene como objetivo evaluar la seguridad y eficacia de las inyecciones de células madre mesenquimales locales como tratamiento para las úlceras digitales en pacientes con esclerodermia sistémica. Las úlceras digitales, llagas en los dedos de manos y pies que no cicatrizan, son un síntoma común de la esclerodermia, ya que la enfermedad puede causar un flujo sanguíneo restringido a las extremidades.

Se espera que esta prueba comience a inscribir hasta 20 participantes en un solo sitio en los Países Bajos en noviembre de 2018. Se espera que concluya en noviembre de 2020.

Otro ensayo (NCT02975960) que investiga una inyección local de células madre mesenquimales para tratar úlceras digitales en la esclerodermia sistémica finalizó en enero de 2018. Este ensayo incluyó hasta siete pacientes en un solo sitio en Corea del Sur, con una única inyección de células madre mesenquimales tomadas de su propio tejido adiposo o grasa corporal. Los resultados aún no han sido publicados.

 

Fuente

Las Células Madre de adultos funcionan tan bien como las de embriones

Las células madre de donantes de edad avanzada se pueden utilizar para el tratamiento personalizado de enfermedades crónicas y degenerativas relacionadas con la edad, concluye una nueva revisión

La edad del donante no parece influir en la funcionalidad de las células madre derivadas de los tejidos corporales adultos, concluye una nueva revisión. El análisis de la investigación sobre células madre pluripotentes inducidas (iPSCs) revela que no solo se revierten los signos típicos del envejecimiento en iPSCs, sino que las células derivadas de donantes tanto mayores como jóvenes muestran la misma capacidad de diferenciarse en células maduras del cuerpo. Esto valida iPSCs como una alternativa viable a las células madre embrionarias en medicina regenerativa. Publicado en Frontiers in Cardiovascular Medicine, el estudio destaca el enorme potencial de los iPSC derivados de pacientes de edad avanzada para tratar sus enfermedades relacionadas con la edad, e indica áreas futuras de investigación para este campo relativamente nuevo.

“A medida que la expectativa de vida promedio sigue aumentando, también lo hace la tasa de enfermedades crónicas y degenerativas relacionadas con la edad”, explica la Dra. Nicolle Kränkel de Charité, una universidad médica en Alemania. “El reemplazo de órganos y otros tratamientos basados ​​en células podrían aumentar la longevidad y mejorar la calidad de vida de las personas mayores con enfermedad cardíaca, insuficiencia renal e incluso la enfermedad de Alzheimer. Nuestro análisis del conocimiento actual sobre iPSCs indica que las células madre derivadas de pacientes mayores son adecuadas para terapias regenerativas personalizadas, así como para modelar enfermedades genéticas “.

A diferencia de la mayoría de las células del cuerpo, las células madre tienen el potencial de convertirse en diferentes tipos de células. Su descubrimiento abrió la posibilidad de cultivar células específicas para tratar tejidos y órganos dañados, así como enfermedades genéticas.

Las células madre se pueden derivar de dos fuentes: embriones y tejidos adultos. Se creía comúnmente que las células madre embrionarias (CME) son la única fuente confiable, ya que estas células “jóvenes” no han acumulado el mismo nivel de daño celular que las células más viejas. Sin embargo, las células madre embrionarias también tienen limitaciones. Estos incluyen preocupaciones éticas, rechazo inmunológico de tejido trasplantado derivado de ESC y disponibilidad limitada de material donado.

El descubrimiento en 2006 de células madre pluripotentes inducidas, que pueden derivarse directamente de un paciente, ofrece una alternativa atractiva. Su uso ya se ha demostrado en un paciente joven: un niño que padece una rara enfermedad genética, en la cual la piel se llena de ampollas y se rasga, se recuperó completamente después de recibir un trasplante de piel cultivado a partir de sus propias células madre corregidas genéticamente.

Sin embargo, persistieron las preguntas sobre el impacto de la edad del donante en la funcionalidad del iPSC, un punto especialmente relevante dado que los ancianos son los que más se benefician de estas células madre. Por lo tanto, Kränkel y sus colegas analizaron críticamente la investigación disponible hasta la fecha, para resumir lo que se conoce e identificar las futuras necesidades de investigación.

El análisis reveló que la edad del donante puede reducir la eficiencia a la que sus células corporales pueden ser reprogramadas en iPSCs. Sin embargo, una vez generadas, las células madre parecen estar rejuvenecidas, con los signos típicos del envejecimiento invertidos.

“Los iPSC muestran una funcionalidad mejorada en comparación con las células corporales normales del donante, y se pueden diferenciar en células maduras del cuerpo con una eficacia similar a los donantes de células madre más jóvenes”, dice Kränkel. “Esto significa que las células madre de un paciente anciano pueden desarrollarse en otras células y devolverse al paciente para su tratamiento”.

A pesar de esta prometedora conclusión, todavía es un tema de debate si las células de donantes más viejos han acumulado mutaciones más dañinas que las de los donantes más jóvenes. “Esto parece lógico”, dice Elisabeth Strässler, coautora del estudio. “También está la cuestión de si tales mutaciones persisten durante la transformación a células madre, o si se reparan”.

Otras preguntas importantes también siguen sin respuesta.

“El campo de la investigación iPSC todavía es bastante ‘joven’ y se necesita más investigación. Esto incluye si las células derivadas de iPSC podrían formar tumores una vez trasplantados de nuevo a un paciente, consenso sobre qué pruebas deberían ser obligatorias para evaluar la estabilidad genética y la función de la célula madre y protocolos definidos para comparar mejor los resultados de diferentes laboratorios “, concluye Kränkel.

Fuente

La nueva terapia de Células Madre puede transformar los paradigmas actuales para el tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca

La planificación de ensayos clínicos está en curso en MedStar Heart & Vascular Institute para determinar si una nueva terapia con células madre mejorará la función cardíaca de los pacientes con insuficiencia cardíaca. MedStar Heart, en asociación con CardioCell, una subsidiaria de Stemedica Cell Technologies, fue pionera en el uso de células madre en medicina regenerativa.

El ensayo utilizará las células madre mesenquimales (MSC) patentadas de CardioCell, fabricadas por Stemedica. El objetivo es mejorar los resultados en pacientes con insuficiencia cardíaca y dispositivos de asistencia ventricular izquierda (LVAD).

MedStar Heart & Vascular Institute ha estado estudiando las causas del deterioro progresivo de la función cardíaca que los pacientes con insuficiencia cardíaca experimentan con el tiempo, así como el posible papel terapéutico de las células madre. “Hemos desarrollado evidencia convincente de que uno de los principales mecanismos que conducen a la disfunción miocárdica progresiva en pacientes con insuficiencia cardíaca es la presencia de inflamación persistente e inapropiada”, dijo Stephen Epstein, MD, director de Investigación de Biología Vascular y Translacional en MedStar Heart & Vascular. Instituto. “De gran relevancia terapéutica es el hecho de que las células madre mesenquimales tienen marcados efectos antiinflamatorios”. El Dr. Epstein y sus colegas demostraron en modelos de ratón de ataque cardíaco y de insuficiencia cardíaca que las MSC administradas por vía intravenosa conducen a una magnitud de función cardíaca mejorada que no tiene precedentes.

Historias relacionadas

NIH ofrece subsidio para examinar el potencial de las células cardíacas derivadas de células madre para el tratamiento de la enfermedad cardíaca
Los investigadores demuestran la viabilidad de implantar un microespaciador en el saco pericárdico alrededor del corazón
Los jóvenes consumidores de atracones son más propensos a tener factores de riesgo de enfermedad cardiovascular
“Este estudio, de ser exitoso, conducirá a ensayos fundamentales que, a su vez, tendrán el potencial de alterar las estrategias de tratamiento de pacientes con LVAD que podrían mejorar marcadamente sus síntomas y resultados”, agregó Steven Boyce, MD, director quirúrgico de Advanced Heart. Programa de fracaso en MedStar Heart & Vascular Institute.

Hay casi seis millones de estadounidenses con insuficiencia cardíaca, y alrededor de 650,000 casos nuevos ocurren cada año. Cada año, entre 200,000 y 250,000 pacientes con insuficiencia cardíaca necesitan un trasplante de corazón, pero con el muy bajo suministro de corazones de donantes, los LVAD se usan cada vez con mayor frecuencia. Un LVAD es una pequeña bomba que ayuda a hacer circular la sangre del paciente cuando su corazón se vuelve demasiado débil para bombear efectivamente por sí mismo. Aunque son muy efectivos en el alivio de los síntomas y en la mejora de la longevidad, los pacientes con LVAD siguen teniendo una alta incidencia de complicaciones graves, incluida una alta tasa de mortalidad. La inflamación persistente es también una probable causa principal de deterioro de los pacientes con LVAD.

“Si tenemos éxito en mostrar que las células madre mejoran los resultados en pacientes con LVAD, los resultados se extenderían a la población general de pacientes con insuficiencia cardíaca y, en el proceso, transformarían fundamentalmente los paradigmas actuales para tratar pacientes con insuficiencia cardíaca”, concluyó el Dr. Epstein.

Fuente

Revolucionaria terapia con Células Madre para reparar corazones humanos rotos aprobados en Japón

Según lo informado por Nature News, los científicos en Japón ahora tienen permiso oficial para tratar a las personas con enfermedades del corazón con células madre. Dirigidos por cirujanos cardíacos de la Universidad de Osaka, se utilizarán para regenerar el músculo dañado, también una característica común después del ataque cardíaco.

Las células madre claramente muestran muchas promesas en el ámbito médico. Derivados de células ya diferenciadas y luego reprogramados químicamente para regresar a un estado algo primitivo, o adquiridos en su estado de células madre tal como son, representan una especie de magia biológica: con un poco de presión de los investigadores, pueden convertirse en cualquier tipo de célula eso es requerido.

El potencial es claro de ver, y hasta ahora, se han utilizado para ver si podemos cultivar órganos en un entorno de laboratorio, proporcionar al cuerpo una forma de matar e inmunizar a las células cancerosas, y – como un nuevo caso ejemplifica: reparar el corazón

En este caso, se usarán células madre pluripotentes inducidas (IPSCs); se derivan de la piel o las células sanguíneas, y se han transformado de nuevo a su estado precursor básico.

El 16 de mayo, el Ministerio de Salud japonés autorizó a los médicos a injertar tejidos generados por IPSC, cada uno con 100 millones de células de músculo cardíaco, y los injertó en corazones humanos plagados de enfermedades. Trabajos previos en cerdos parecen mostrar que curan tejidos dañados, pero no a través de la integración. En cambio, liberan sustancias químicas que inducen el crecimiento y la regeneración en las células dañadas.

Un documento de 2016, coordinado por el Dr. Yoshiki Sawa de la Universidad de Osaka, describe estas pruebas de corazón de cerdo. Señaló que “la función cardíaca mostró una mejora significativamente mayor en los cerdos juveniles que en los adultos”, lo que sugiere que hay algunos matices en el procedimiento cuya traducción al corazón humano puede no ser del todo clara.

Inicialmente, estos injertos se administrarán a tres personas y representarán la segunda aplicación clínica de IPSC en cualquier parte del mundo. Si es exitoso, efectivo y seguro, el equipo aplicará para comenzar un ensayo clínico más grande. El objetivo final es que se venda como un tratamiento disponible comercialmente.

Robin Andrews
Por Robin Andrews
02 JUN 2018, 00:47

Fuente

Japón aprueba técnica revolucionaria de Células Madre para tratar enfermedades del corazón

Una reciente prueba clínica de un proceso avanzado de células madre ha entusiasmado a los investigadores de todo el mundo y otros se sienten cautelosos acerca de su lanzamiento al mercado.

Los investigadores médicos japoneses acaban de obtener la aprobación para tratar a pacientes con enfermedades del corazón a través de un proceso único de células madre. La técnica se llama células inducidas del tallo pluripotente (iPS): células del tallo creadas al inducir a las células de los tejidos del cuerpo, como las células de la piel, a revertir a un estado embrionario. Esto permite que las células madre se desarrollen en nuevos tipos de células.

El Ministerio de Salud de Japón ahora permite a los médicos utilizar esta práctica única de iPS y aplicarla a la salud cardíaca. El equipo está dirigido por el cirujano cardíaco Yoshiki Sawa de la Universidad de Osaka, y espera poder salvar vidas mediante el uso de iPS en lugar de otras técnicas.

Sawa y sus colegas practicantes médicos usaron iPS para hacer una hoja de 100 millones de células de músculo cardíaco. El primero probó el proceso en cerdos. Esas pruebas mostraron que el equipo podría injertar estas hojas de células en un corazón para mejorar su función. Cada hoja tenía solo 0.1 milímetros de grosor por 4 centímetros de largo. Sin embargo, en esas primeras pruebas, Sawa notó que las sábanas no se unían con los tejidos del corazón. En cambio, desencadenaron la regeneración en el músculo dañado.

El nuevo modelo de corazón 3D Tissue podría salvar a las madres que esperan

“Alentará la atención mundial, ya que muchos grupos trabajan en la misma dirección”, dijo Thomas Eschenhagen, farmacólogo de la Universidad de Hamburgo en Alemania y presidente del Centro Alemán de Investigación Cardiovascular.

Los ensayos conducidos por Sawa y sus colegas abarcaron un período de 15 años, y otros investigadores de todo el mundo han considerado utilizar iPS en sus respectivos países. Una ventaja importante de las láminas es que pueden mantener la estructura sin necesidad de andamios de materiales extraños, a diferencia de otros tejidos de ingeniería.

“Es una forma muy elegante e inteligente de administrar células”, señaló Philippe Menasché, un cirujano cardíaco del Hospital Europeo Georges Pompidou en París, que también ha experimentado con la fabricación de láminas de papel a través de iPS.

Tres personas se someterán al tratamiento de Sawa durante el próximo año. Luego, su equipo buscará obtener aprobación para realizar un ensayo clínico más grande en 10 pacientes. Una vez que el equipo determine que el proceso es seguro, el tratamiento podría convertirse en una opción comercial para los medicamentos regenerativos de Japón.

Si bien la investigación y la innovación son revolucionarias en lo que podría significar para los pacientes cardíacos, no todos los médicos están convencidos de que esto ocurra a escala comercial. Incluso si se encuentran células seguras, existen mayores riesgos con este procedimiento. También existe la posibilidad de que este procedimiento haga que los pacientes transmitan una terapia potencialmente más útil, informó Nature.

El cardiólogo de la Universidad de Kyoto Yoshiki Yui es solo un médico que no está convencido del progreso de las células madre. Yui dijo que los investigadores aún tienen que demostrar que el tratamiento es más efectivo de lo que son actualmente, y señaló que el estudio necesitaba más pruebas en un mayor número de personas.

“El mayor problema es que no existe un sistema adecuado de evaluación en Japón”, dijo Yui.

El ministerio de salud japonés, sin embargo, ve de manera diferente. En una entrevista con Nature, un portavoz del Ministerio de Salud dijo que el sistema actual de aprobación funciona porque todavía es una carga para los investigadores demostrar que un tratamiento funciona bien después de que ha sido aprobado para uso comercial.

Shelby Rogers
Por Shelby Rogers
2 de junio de 2018

Fuente

Las Células Madre PRO-LIFEAdult salvan la vida de los bebés prematuros

Un avance médico usando células madre adultas muestra la promesa de resolver las condiciones de la sangre en los bebés prematuros.

El último desarrollo involucra a investigadores en San Francisco cuyo trabajo ayudó a un bebé recién nacido con un trastorno sanguíneo.

Brad Mattes, presidente de Life Issues Institute, le dice a OneNewsNow que a un bebé que nació antes de nacer le diagnosticaron alfa talasemia mayor, lo que causa hinchazón que amenaza la vida y un corazón agrandado. También es una condición en la que los médicos a menudo recomiendan el aborto, pero esta vez no.

“Entonces lo que hicieron fue administrarle transfusiones de sangre para aliviar la hinchazón”, dice Mattes, “y luego, con la última transfusión de sangre, hicieron una transfusión de células madre adultas utilizando las células madre adultas de la madre”.

Las células madre adultas se toman de la médula ósea de la madre y se inyectan en la vena umbilical al bebé.

Cuatro meses después, el niño nació y los médicos parecen ser un recién nacido sano.

El éxito podría llevar al tratamiento con células madre adultas para bebés con trastornos similares.

“También están estudiando la posibilidad de tratar la anemia de células falciformes y otros trastornos genéticos potencialmente mortales”, dice Mattes. “Así que este es un gran avance, no solo por esta enfermedad o afección en particular, sino por una variedad de trastornos de tipo genético”.

Fuente

Células Madre permitirían mejora de función motora en niños con parálisis cerebral

El procedimiento consiste en una infusión intravenosa de células madre obtenidas de la sangre del propio cordón umbilical en niños de entre 1 y 6 años de edad con daños neurológicos, mostrando mejoras notables en su función motora.

Un reciente estudio de la Universidad de Duke, Estados Unidos, en menores de entre 1 y 6 años con parálisis cerebral, mostró promisorios resultados al aplicar una única infusión intravenosa de células madre de sangre de cordón umbilical autóloga (propias) a los infantes. Posteriormente, primero en un año y luego en dos, médicos y terapeutas entrenados realizaron evaluaciones cuyas respuestas fueron analizadas estadísticamente, obteniendo resultados relevantes: el grupo de niños con parálisis cerebral que recibió una dosis de células madre de sangre de cordón umbilical mejoró notablemente su función motora.

Debido al éxito de esta investigación, muchos países, incluido Chile, replicaron este tratamiento. Así, actualmente hay tres casos en los que se utilizaron células madre de sangre de cordón umbilical de pacientes que guardaron sus células en el banco familiar de Vidacel, las cuales fueron procesadas y entregadas a los médicos tratantes.

El director médico de Vidacel, Dr. Alejandro Guiloff, señaló que “para nosotros fue una grata sorpresa el resultado que este estudio arrojó, por lo que conversamos con las familias de una niña de 3 años, una guagua de 6 meses y un niño de 4 años con esta patología para implementarlo y ayudar en su tratamiento”.

“Las células madre utilizadas fueron obtenidas del cordón umbilical de cada uno de estos pequeños pacientes. Cabe destacar que estas células, al ser jóvenes y sin uso, tienen una característica especial que las hace más eficaces, lo cual es clave en este tipo de tratamientos. Además, son menos propensas a generar problemas como un posible rechazo inmunológico, por lo que pueden integrarse más fácilmente en su cuerpo”, indicó.

Para conservar las muestras de células madre, VidaCel utiliza la criopreservación en nitrógeno líquido a 196°C, con el objetivo de detener la edad biológica de estas de manera indefinida. De esta forma, se evita su envejecimiento y se conservan sus propiedades para aprovechar todo su potencial terapéutico al momento de necesitarlas.

El especialista manifestó también que guardar células madre es una opción para el futuro de las personas, destacando la importancia de hacerlo y poder aprovecharlas en el momento en que sean necesarias, así como ocurrió con estas tres familias que hoy están positivas frente al tratamiento de sus pequeños.

Causas de la parálisis cerebral infantil

La parálisis cerebral infantil es una lesión que puede ocurrir en el cerebro cuando este se encuentra en desarrollo, es decir, durante la gestación, el parto o los primeros años de vida de un niño.

En los dos primeros casos, las causas pueden ser malformaciones, lesiones que ocurren durante la vida fetal por infección o falta de oxígeno y riesgo sanguíneo, así como problemas en el parto.

En cuanto a los primeros años de vida, esta patología tiene que ver con lesiones provocadas por infecciones como meningitis, encefalitis o accidentes, por ejemplo, de tráfico (vehículos motorizados y no motorizados como bicicletas) o ahogamientos (por inmersión y otros).

Esta es la causa más frecuente de discapacidad motora en niños y corresponde a un grupo de alteraciones no progresivas del movimiento y la postura que limitan la actividad, debido a una lesión en el cerebro.

Las Células Madre podrían revolucionar el mundo de la odontología

Sin lugar a dudas, uno de los mayores hallazgos de la medicina durante el siglo XX fue el descubrimiento y aplicación de las células madre en el tratamiento de diversas enfermedades. Los estudios en este campo continúan hoy en día y la posibilidad de curar el Cáncer, el Parkinson o Alzehimer es cada vez más real. Pero su aplicación en medicina no conoce fin. ¿Sabías que las células madre también podrían regenerar tus dientes? Estudios recientes en las universidades de Harvard y Columbia podrían revolucionar la forma de llevar a cabo los tratamientos dentales.

Láser, células madre y auto reparación dental

Por primera vez, un nuevo estudio ha demostrado que es posible utilizar láseres de baja potencia que estimulen las células madre con el objetivo de producir tejido nuevo. En el campo de la odontología, supondría la posibilidad de regenerar la dentina de las piezas dentales.

Este estudio fue llevado a cabo por un equipo de Bioingenieros de la Universidad de Harvard, y en él se sientan las bases para novedosas aplicaciones clínicas de las células madre que comprenden, por ejemplo, la curación de heridas o la regeneración de huesos y dientes. La investigación fue publicada en la revista Science Transnational Medicine.

En la publicación se describe como utilizan la luz de baja potencia láser para estimular células madre dentales, con el fin de regenerar la dentina o tejido óseo duro que conforma la mayor parte de los dientes.

Actualmente para poder emplear células madre en tratamientos, primero se deben extraer del cuerpo y trabajar con ellas en el laboratorio para después reimplantarlas, lo que requiere numerosos pasos. Sin embargo con este nuevo método basado en la aplicación de láser, se simplificaría el proceso suponiendo un avance sustancial en el campo odontológico, permitiendo la regeneración de los dientes en lugar de su reemplazo.

Dientes nuevos sin necesidad de implantes

Un grupo de investigadores del Laboratorio de Medicina Regenerativa e Ingeniería de Tejidos de la Universidad de Columbia ha estudiado un novedoso método que puede revolucionar el mundo de los implantes dentales.

Según ha explicado la propia universidad, el sistema permite dirigir la trayectoria de las células madre hacia un molde tridimensional que se encuentra en la propia cavidad bucal e impulsa el desarrollo celular. De este modo, se crean dientes artificiales dentro de la misma boca en un tiempo record.

En las pruebas realizadas con 22 ratas se demostró que gracias al molde dental creado por el investigador Jeremy Mao, las células madre pueden ser dirigidas hacia dicho molde y crear nuevos dientes en tan solo nueve semanas.

El empleo de células madre, un futuro prometedor

Las células madre se encuentran en todos los organismos multicelulares. Son células que se pueden dividir y especializarse en diversos tipos de células, por eso son tan importantes, además pueden renovarse por sí mismas produciendo más. En los mamíferos existen dos grandes tipos de células: embrionarias y adultas.

Aunque ambas son células madre, existen importantes diferencias entre las adultas y las embrionarias:
Mientras que las células madre embrionarias se obtienen del propio embrión, durante primeros estadios del desarrollo, las células madre adultas se hallan en diferentes zonas del organismo ya desarrollado.

Las células madre embrionarias son totipotentes, pueden transformarse en cualquier tipo celular del organismo. Sin embargo, las células madre adultas son pluripotentes o unipotentes, es decir, solo pueden regenerar el órgano o el tejido en el que se encuentran.

La recogida de células madre embrionarias conlleva la destrucción del embrión, por lo que puede llegar a plantear problemas de naturaleza bioética. Por el contrario, la recogida de células madre adultas no supone ningún riesgo, ni plantea ningún dilema. De este último tipo son, por ejemplo, las células madre que se hallan en la sangre del cordón umbilical.
Las células madre se diferencian del resto porque:

Pueden dividirse y renovarse a sí mismas durante un largo periodo de tiempo
No son células especializadas
Tienen el potencial de convertirse en células especializadas, como las células musculares o las células del cerebro
Una de las primeras enfermedades tratada con células madre fue la leucemia. El trasplante de médula ósea se basa en la terapia de células madre. La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a la sangre, por la cual la médula ósea produce glóbulos blancos anormales que sustituyen a los glóbulos sanos produciendo dificultades en la curación de las infecciones en el organismo. La leucemia es el cáncer diagnosticado más frecuente en la niñez.

La terapia con células madre se basa en el reemplazo de las células enfermas y disfuncionales por células en óptimas condiciones. A través de este sistema se pueden tratar diversas enfermedades como el Parkinson, la Diabetes, lesiones de médula espinal, entre otras. Aunque el empleo de células madre no asegura la curación completa del paciente, sí se consigue una mayor calidad de vida.

El rango de enfermedades para las cuales hay tratamientos establecidos basados en células madre es aún muy pequeño. Diversos problemas hematológicos y del sistema inmune pueden, en algunos casos, ser tratados eficazmente con células madre del sistema hematopoyético.

Se han realizado trasplantes de células madre sanguíneas desde hace más de 50 años, y se ha avanzado mucho en las técnicas de recolección de células madre que se usan clínicamente en la actualidad. El cordón umbilical, al igual que las células de la médula ósea, se usan actualmente como fuente de células madre sanguíneas y podrán ser una alternativa a los trasplantes realizados con células de la médula ósea. Además, en tejidos y órganos como la piel o la córnea, las células madre presentes en estos tejidos contribuyen a su regeneración a largo plazo.

No obstante, debemos recordar que los tratamientos con células madre son en su mayoría de carácter experimental y están aún en desarrollo. Pero debido a su gran potencial, la investigación con células madre está en continua evolución y se prevén grandes avances en este campo.

Posibles aplicaciones de las células madre en la odontología

Estudios recientes han demostrado que las células dentales, a diferencia de otro tipo de células madre, se multiplican muy rápidamente y pueden diferenciarse en varios tipos de células y desarrollar múltiples tipos de tejidos. Por ello, los dientes son una gran fuente potencial de células madre que se pueden convertir en huesos, piel o incluso en células nerviosas.

Las aplicaciones de las células madre en el campo odontológico se encuentran en una fase de estudio prometedora. Actualmente, el papel de las células madre en Odontología se centra en dos grandes campos: la cirugía, destacando la implantología y la endodoncia. Existen 5 tipos de células madre de origen dental: de la pulpa, del ligamento periodontal, de dientes primarios exfoliados, de la papila dental y del folículo dental.

En un futuro las células madre serán capaces de reproducir el tejido óseo del complejo craneofacial para reparar defectos producidos por enfermedades degenerativas. Por lo tanto, podrán ser una alternativa para tratar las deficiencias mandibulares, la fisura del paladar y labio leporino.

La dentina es un tejido mineralizado que tiene gran similitud con el hueso, aunque no se recambia a lo largo de la vida como este, la misma posee un limitado potencial de reparación postnatal. En investigaciones realizadas se comprobó la capacidad de las células madre de la pulpa para autorrenovarse y diferenciarse en diferentes líneas celulares que pueden formar dentina.

Se han realizado estudios experimentales donde se han aislado células madre del ligamento periodontal de dientes humanos. En estos estudios se observó en las mismas una diferenciación en células como adipocitos, cementoblastos y células formadoras de colágeno. Se consiguió la neoformación ósea en las zonas afectadas por la enfermedad periodontal a través de la implantación de células madre, abriendo la posibilidad a nuevos tratamientos para la curación de la periodontitis.

En estudios realizados a nivel experimental se ha podido observar que las células madre adultas adecuadamente estimuladas podían dar origen a un diente con su tejido óseo circundante.

Ventajas frente a los tratamientos dentales actuales

Los avances recientes sobre las células madre dentales sugieren que durante la próxima década la bioingeniería podrá crear tejidos dentales que proporcionen un tratamiento más seguro y menos invasivo y que además no produzca rechazo en el paciente.

El sistema de generación de dientes artificiales es más natural y requiere tiempos de recuperación más cortos. Por si fuera poco, según los investigadores, se trata de un sistema más barato que los implantes habituales, lo que facilitaría el acceso a la mejora de la salud bucal a muchos pacientes que no pueden permitirse costosos tratamientos.

Los investigadores vaticinan que en un futuro, un odontólogo podrá implantar en la encía del paciente las células que den lugar a un diente vivo creado a partir de las células madre del propio paciente. Esto podría representar una gran ventaja frente a las técnicas actuales de implantología, revolucionando la odontología moderna.

Avance en el uso de Células Madre para enfermedades incurables

Un grupo de científicos de la Universidad de Colorado ha logrado resultados positivos en un experimento con células madre extraídas de la piel y que tiene “el potencial” de tratar con éxito enfermedades hasta ahora incurables.

Los científicos han “reprogramado” células adultas, sanas o enfermas, en células madre pluripotentes (iPSC, en inglés), lo que brinda esperanzas en el tratamiento de graves enfermedades y da pie al inicio de futuras pruebas clínicas.

Según señaló a Efe Ganna Bilousova, del Centro Gates de Medicina Regenerativa, del campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado, y una de las responsables de las investigación, las pruebas desarrolladas han permitido solventar la ineficacia registrada hasta la fecha a la hora de crear células madre a partir de células adultas.

Bilousova precisó que en la actualidad, de cada 1.000 células adultas “solo una o dos llegan a ser iPSC”, las cuales fueron descubiertas por Shinya Yamanaka en 2006 y que posteriormente le valieron al investigador recibir el premio nobel de Medicina.

“Los investigadores en Colorado han encontrado una manera que acelera dramáticamente ese proceso a la vez que mejora la seguridad de esta tecnología para aplicaciones clínicas”, puntualizó Bilousova.

En este experimento, cuyos resultados fueron publicados el pasado 21 de febrero en la revista especializada ‘Nature Communications’, los investigadores se enfocaron en enfermedades de la piel y en reprogramar células, sanas o enfermas, en iPSC.

Básicamente, los investigadores se enfocaron en enfermedades de la piel y en reprogramar células sanas o enfermas, es decir, reactivar ciertos genes no activos en células adultas para transformar a esas células en iPSC.

El nuevo método permite contar con una cantidad ilimitada de células propias del paciente, generar las iPSC fuera del cuerpo, manipularlas genéticamente, convertirlas en células de varios tipos y trasplantarlas al paciente, o usarlas para futuras investigaciones médicas.

El avance se logró porque no se buscó la manera de mejorar los métodos ya existentes, dijo Bilousova, sino que se decidieron a usar las moléculas del ácido ribonucleico (ARN) para acelerar la transformación (“reprogramación”) de las células adultas.

“Nos sorprendimos al descubrir cómo simples manipulaciones del tiempo y de las dosis de las moléculas de ARN pueden afectar la eficiencia de la reprogramación”, dijo la investigadora.

Agregó que el proceso es ahora menos tóxico y tan preciso que puede aplicarse a una sola célula.

Dennis Roop, director del Centro Gates de la universidad y otro de los líderes de la investigación, cree que el avance tiene el potencial de ayudar a desarrollar terapias basadas en células madres adultas “para curar enfermedades hasta ahora sin cura, como las epidermólisis bulosas” (EB), que vuelven la piel más frágil.

Este grupo de enfermedades afectan a entre 25.000 y 50.000 personas solo en Estados Unidos y a medio millón de personas en el resto del mundo, según DEBRA Internacional, la asociación global que investiga las epidermólisis bulosas.

“No existen terapias efectivas para EB, y la tecnología iPSC brinda la oportunidad de desarrollar una terapia correctiva permanente basada en células madre para estas graves enfermedades que producen ampollas en la piel”, señaló Gates en un comunicado de la institución difundido esta semana.

La Universidad de Colorado estima que los resultados de su investigación permitirá obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) de Estados Unidos para iniciar las pruebas clínicas, lo que constituiría el primer método en base a iPSC que “sale del laboratorio”.

Para acelerar los estudios, la Universidad de Colorado ha firmado un convenio de colaboración con la Universidad Stanford y la Universidad Columbia, con las que ha establecido un consorcio para el futuro tratamiento efectivo de las enfermedades epidermólisis bulosas en base a células pluripotentes.