Células madre: Llega a Chile la alternativa a la silicona mamaria

Este innovador tratamiento también puede revertir el envejecimiento de la piel a través de microinyecciones.

Al margen de los beneficios para el tratamiento de enfermedades como la leucemia, hoy también gana espacio el uso estético de la células madre. Y es que a través de microinyecciones es posible rejuvenecer la piel, y hasta aumentar la talla del busto en forma natural. Estos tratamientos ya están en Chile.

En el último tiempo, supimos que Diana Bolocco guardó células madre de su hija Gracia, para utilizar en caso de futuras enfermedades, y lo mismo desea hacer la actriz Loreto Aravena, que espera a su primer hijo. A ellas se suma el seleccionado nacional Mauricio Pinilla, que según contó guardará parte de sus células madre para utilizar en caso de futuras lesiones deportivas.

Está claro que hoy las células madre están de moda, y ya no solo entre madres precavidas o deportistas de alto rendimiento. La medicina antiaging ha encontrado en ellas un aliado con fines estéticos, que hacen de las células madre una innovadora opción de tratamiento para revertir el envejecimiento de la piel, e incluso para aumentar el volumen de las mamas.

“La aplicación de estos tratamientos en enfermedades como la leucemia, linfoma o mieloma lleva dando frutos hace años. Sin embargo, la investigación sigue abierta en otros campos, y eso explica que hoy la medicina estética también se esté beneficiando del potencial que tienen las células madre”, explica el doctor Víctor Hugo Correa, dermatólogo y director médico de Vitaclinic.

Según aclara el especialista, las células madre se encuentran en todos los organismos multicelulares –insectos, animales y plantas- y en particular el cuerpo humano, donde existen alrededor de 20 variedades. “Contamos con una alta concentración en la médula ósea, sangre, grasa, pulpa dental, cordón umbilical, endometrio, piel y pelo. “Su principal función es perpetuar, sanar o regenerar los órganos cuando se dañan, junto a otros mecanismos que se unen para curar heridas o enfermedades, como las plaquetas. Sin embargo, lo que las hace especiales es su capacidad de autoperpetuarse”.

Medicina Antiaging

Su más reciente aporte es en la medicina antiaging, donde se están utilizando microinyecciones de grasa y células madre con el fin de rejuvenecer la piel del rostro, cuello y manos. “Es un procedimiento mínimamente invasivo y exento de riesgos, ya que implica activar células madre de tejido adiposo del mismo paciente, e inyectarlas en aquellas zonas donde se ha perdido volumen y elasticidad, explica el médico.

Allí, las células madre liberan una serie de factores de crecimiento que activan cadenas bioquímicas estimulando la formación de nuevo colágeno y elastina, lo que permite recuperar el volumen natural de la zona tratada, y atenuar arrugas para obtener un rostro más joven”, agrega.

Alternativa a la silicona

Otro de los usos estéticos de las células madre es el aumento mamario, que surge como alternativa a los cuestionados implantes de silicona. Después de años de complicaciones como rotura, pérdida de la sensibilidad y la durabilidad limitada de los implantes, la tendencia hoy es reemplazarlos por un tratamiento menos invasivo y con resultados más naturales. Se trata de la lipoinyección de células madres con grasa de la misma paciente, que en Chile es realizada en Vitaclinic.

“Mediante una pequeña liposucción se extrae grasa del abdomen o muslos, donde se obtiene tejido adiposo ultraconcentrado y rico en células madre, las que luego son reinyectadas en las mamas. El resultado es mucho más natural, una mama con la misma consistencia y movilidad que una normal. Además no hay cicatrices y la recuperación es más rápida que con una cirugía”, asegura el médico.

Sobre posibles riesgos, enfatiza: “Se hizo un estudio de larga duración que demostró que no generaba microcalcificaciones si estaba bien puesta, que no alteraba las mamografías y no enmascaraba un cáncer, y que colocada con células madre, la durabilidad era de un 90% permanente”, sostiene el doctor Correa.

Fuente

Células madre para curar pulmones

Las enfermedades de las vías respiratorias como el enfisema, la bronquitis, el asma y la fibrosis quística son, en conjunto, la segunda causa de muerte a nivel mundial. Científicos del Instituto Weizmann están proponiendo una nueva dirección que en un futuro podría resultar en el desarrollo de un nuevo método para aliviar estos males. 

Los resultados, que fueron publicados en Nature Medicine, muestran cómo sería posible utilizar células madre embrionarias para reparar tejido pulmonar dañado.

La investigación se basó en la siguiente idea: algunas células madre que residen normalmente en los pulmones son muy parecidas a las células madre en la médula ósea. En cada órgano, las células madre, en lugar de estar distribuidas a lo largo de los tejidos, están concentradas en compartimientos especiales que contienen todas las provisiones que las células madre necesitan.

El Prof. Yair Reisner, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann, dice: “Esta información sugirió que podríamos utilizar nuestro conocimiento relacionado a las técnicas de trasplante de células madre de médula ósea para reparar el tejido pulmonar”.

El trasplante de médula ósea se basa en dos principios primordiales: la habilidad de las células madre para navegar en la sangre hacia el compartimiento apropiado y la limpieza previa del compartimiento para hacer espacio a las células madre trasplantadas.

Reisner y su grupo pensaron que se podrían aplicar estos principios para introducir nuevas células madre en los pulmones. Sin embargo, antes de que pudieran hacer esto, ellos necesitaban encontrar una fuente de células madre pulmonares que fueran adecuadas para ser trasplantadas, lo que constituye un problema, ya que estas fuentes son bastante escasas.

El grupo superó este obstáculo utilizando células madre de embriones de 20 a 22 semanas. Su investigación mostró que ésta es la ventana de tiempo ideal para recolectar las células: células más jóvenes no han completado el proceso de diferenciación; células más viejas son menos capaces de regenerar el pulmón. Posteriormente, el equipo condujo una serie de experimentos durantes los cuales limpiaron los compartimientos de las células madre en el pulmón con un método que ellos desarrollaron, y luego las nuevas células madre fueron inyectadas en los ratones modelo de daño pulmonar.

Las células madre embrionarias pulmonares lograron navegar a través de la sangre hasta los pulmones y establecerse en los compartimientos apropiados. Al cabo de seis semanas, estas células se estaban diferenciando en tejido normal de pulmón. El daño en los pulmones de ratones fue reparado y su respiración mejoró significativamente.

En un futuro Reisner pretende determinar la dosis correcta de los fármacos utilizados para prevenir el rechazo de las células trasplantadas, que serán necesarios luego de este tipo de procedimientos. “Nuestra verdadera idea, que ha sido reafirmada por este éxito”, dice Reisner, “es crear un banco de tejido pulmonar que sea una fuente de células madre embrionarias de pulmón”. Este banco podría ser una fuente disponible de células para reparar el daño en aquellos individuos con enfermedades respiratorias severas.

Fuente

Un trasplante de células madre devuelve la visión a personas ciegas

Desde hace años se piensa que las células madre podrán curar enfermedades regenerando órganos dañados por el alzhéimer, la diabetes o los infartos. Por ahora esos objetivos siguen sin ser posibles, pero un estudio aporta hoy uno de los primeros ejemplos de cómo las células madre pueden revertir una enfermedad incurable.

En EE UU, un trasplante con células madre embrionarias, capaces de convertirse en cualquier tejido del cuerpo, ha devuelto la visión a personas ciegas. También ha mejorado la vista de pacientes que tenían una vida limitada por tener serias discapacidades visuales. En total se ha tratado a 18 pacientes que sufrían dos enfermedades de la retina, ambas incurables, y que son la causa más común de ceguera entre jóvenes y adultos en los países desarrollados. Solo la segunda dolencia afecta a unos 40 millones de personas en todo el mundo. Aunque no todos los pacientes se han beneficiado del tratamiento, la mayoría de casos ha mejorado su visión, en algunos de ellos, de forma espectacular.

“Uno de los pacientes era un criador de caballos de 75 años que era ciego del ojo tratado”, explica a Materia Robert Lanza, jefe científico de Advanced Cell Technology (ACT), la empresa estadounidense que ha financiado el estudio. Un mes después del tratamiento, su visión había mejorado tanto que pudo volver a montar a caballo e incluso divisar un alambre de espino que había en su camino y que podría haberle tirado del animal, explica. Técnicamente, el ojo tratado había pasado de ser ciego a tener una agudeza visual de 20/40, es decir, suficiente para conducir y equivalente a un 50% de la capacidad total.

Un ranchero ciego de un ojo ha podido montar a caballo de nuevo y ver obstáculos gracias al trasplante

“Otros pacientes también declaran mejoras sorprendentes” tras haber recibido el trasplante y ahora pueden hacer “pequeñas cosas” que antes les eran imposibles como ver qué hora es en su reloj, usar un ordenador o coger un avión, asegura Lanza, que también es profesor adjunto de la Universidad Wake Forest. “Otra de nuestras pacientes se despertó una mañana y, al abrir los ojos, vio por primera vez que los muebles de su dormitorio estaban adornados con un relieve que nunca antes había podido observar”, ilustra este médico que lleva décadas buscando este tipo de terapias biotecnológicas.

El potencial de las células madre para la medicina no es nuevo. Hace más de 30 años que se habla de usarlas para remendar corazones infartados, hígados diabéticos, cerebros asediados por ictus, párkinson, alzhéimer… Hacerlo realidad ha resultado ser mucho más difícil, primero por la posibilidad de rechazo y tumores, luego por el alto número de células madre necesarias para tratar todo un órgano y también por la polémica que generan las células madre y las restricciones políticas a su uso que se han impuesto en países como EE UU.

Poco a poco, todos esos obstáculos se están salvando. Hace unas semanas, una paciente recibió en Japón el primer trasplante experimental con células madre reprogramadas, también para tratar problemas de visión. Ahora Lanza, junto a un equipo de especialistas de cinco centros oftalmológicos de universidades como la de Harvard o la de California, publica hoy en The Lancet los resultados de tres años de seguimiento de sus pacientes trasplantados. El trabajo muestra que la operación no ha causado efectos secundarios graves, ni tumores, ni rechazo.

Otros pacientes han logrado, tras la intervención, ver qué hora es, usar un ordenador o coger un avión

El ensayo se centró en regenerar células de la retina, la parte interna del ojo donde se proyectan las imágenes. Los pacientes sufrían dos tipos de lesiones que, bien por causas hereditarias (enfermedad de Stargardt), bien por el deterioro asociado a la edad (degeneración macular), estaban perdiendo unas células claves para que el ojo capte la luz, forme una imagen y la mande al cerebro en forma de impulso nervioso.

Para reemplazar las células perdidas, el equipo tomó células madre de embriones y las convirtió en epitelio pigmentario retinal, el tipo de células que estaban provocando los problemas de visión de los pacientes. A todos ellos se les inyectaron las células en la retina del ojo con el que peor veían, mientras el otro no recibió tratamiento. De los 18 pacientes tratados, 10 experimentaron mejoras sustantivas en la visión, siete mejoraron moderadamente o quedaron estables y uno sufrió pérdida de visión. Los ojos no tratados no mejoraron, lo que refuerza las pruebas de que el trasplante funciona, según el estudio.

Terapia en 2020

“El principal mensaje de este estudio es que hay esperanza”, explica Steven Schwartz, del Instituto Oftalmológico Jules Stein en la Universidad de California y coautor del trabajo. El siguiente paso será realizar un ensayo con un número más amplio de pacientes en el que se compruebe tanto la seguridad como la efectividad del tratamiento. Lanza prevé arrancar ese ensayo antes de final de año. Aunque muchos expertos médicos y científicos son reacios a decir cuándo estarán disponibles futuros tratamientos, él sí hace una predicción. “Si todo sale bien los trasplantes podrían estar en uso a gran escala en 2020”, explica.

El ojo es muchos órganos en uno”, destaca un experto

Lanza es un outsider en el campo de las células madre. La empresa ACT, a la que se unió en 1999, también. En varias ocasiones ha rozado la bancarrota por hacer afirmaciones exageradas sobre supuestos logros como la clonación humana o la obtención de células madre embrionarias sin necesidad de dañar el embrión. El estudio publicado hoy es un éxito largamente esperado para el científico y su empresa. “Nuestro plan es comercializar el tratamiento usando células obtenidas con un procedimiento que no daña el embrión”, asegura Lanza, lo que le protegería ante posibles polémicas. Además dice que su técnica para crear células de retina también funciona con otros tipos de células madre, incluidas las iPS usadas en el trasplante de Japón.

“Son resultados buenos y, de hecho, era lógico empezar los trasplantes con células madre en este tipo de enfermedades”, opina Cristina Eguizábal, investigadora con células madre en el Centro Vasco de Transfusion y Tejidos Humanos. La experta señala que los ojos son ideales para un trasplante, pues el sistema inmune no es tan activo en ellos y la posibilidad de un rechazo es menor. Además, la zona de la retina tratada, de unos 6 milímetros, necesita pocas células trasplantadas, otra ventaja ante una posible escasez de ellas, resalta.

Luis Fernández-Vega, presidente de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) opina que “este ensayo abre la posibilidad de un tratamiento regenerativo a pacientes que hasta ahora no tenían tratamiento para recuperar la visión”.

El estudio también podría abrir la puerta hacia otras aplicaciones en enfermedades incurables como el alzhéimer o muy frecuentes en occidente como la diabetes o los problemas cardiovasculares. “No van desencaminados al pensar eso”, opina Jesús Merayo, oftalmólogo y miembro de la SEO. “El ojo”, dice, “es muchos órganos en uno”. Por ejemplo, es un lugar donde hay neuronas de acceso fácil para su estudio analizando el fondo del ojo. También tiene vasos sanguíneos de todos los tipos y células que se asemejan a las de otros órganos. En otras palabras, es posiblemente el mejor lugar del cuerpo humano para ensayar terapias en otros órganos.

Fuente

Un nuevo tipo de células madre da otra oportunidad a los órganos de reemplazo

Los órganos de reemplazo son vitales en numerosos casos clínicos. Pero no resultan nada fáciles de obtener por diversos motivos. Un nuevo tipo de célula madre, recientemente descubierto, podría haber abierto una nueva puerta a su desarrollo.

Las células madre hace ya tiempo que dejaron de ser un tema de debate encarnizado. Su producción y uso es ahora bastante más común. Las aplicaciones sujetas a este campo de investigación prometen muchísimo. A finales del año pasado os hablamos de las células madre de tipo F. Pero ahora llega otro tipo novedoso con un potencial increíble: las rsPSCs o célula madre regionalmente selectivas. ¿Y qué tienen de especial? Pues los investigadores esperan que en un futuro nos permitan conseguir órganos de reemplazo hechos a medida y con las células de cada uno de nosotros. De esta manera podemos diseñar un órgano dispuesto para sustituir otro dañado por una lesión o enfermedad minimizando el rechazo y los problemas.

Las rsPSCs abren otra puerta más de la genial medicina moderna.

Una nueva esperanza

Los órganos de reemplazo, actualmente, son de origen humano. Hablamos de los órganos para trasplantes obtenidos de personas fallecidas, donantes, que dieron sus órganos para que otra persona pudiera seguir viviendo. No obstante, esto supone numerosos inconvenientes. En primer lugar, la compatibilidad. Los órganos deben ser compatibles con los receptores, algo que depende de las células de ambos. Una vez que se selecciona a alguien compatible todavía existe peligro de rechazo. Finalmente, una vez que el cuerpo ha aceptado el órgano y ha pasado la fase crítica de rechazo, la persona ha de mantener una medicación preventiva, normalmente de por vida. Pero al menos puede vivir normalmente. Hay personas que están sujetas a máquinas médicas como la de diálisis, que hace el papel del riñón, que son un sustituto Las rsPSCs tal vez nos permitan hacer órganos de reemplazo diseñados y modificados genéticamenteprecario pero necesario. Esto se debe a que no es sencillo obtener y mantener un órgano de reemplazo.

Es más, muchas veces resulta imposible reemplazar un órgano por cuestiones fisiológicas.Sin embargo, las nuevas rsPSCs pueden brindarnos oportunidades nunca vistas hasta el momento. Aunque todavía es muy pronto para lanzar campanas al vuelo, si todo va bien, estas células obtenidas de la persona en cuestión permitirán cultivar un órgano a la carta sobre el embrión de un animal. Este órgano, además, podrá aprovecharse de las técnicas de modificación genética más recientes para poder crearlo sano y adecuado al reemplazo. El cultivo sobre un embrión animal, no obstante, ha levantado ciertas críticas ya que es una práctica éticamente cuestionable en muchos sentidos. El primero, la propia experimentación animal. Pero también el problema de tener una quimera, es decir, un ser vivo con células con ADN diferente de humano y animal.

Así se hacen los órganos de reemplazo

Hasta ahora el desarrollo de las células madre, normalmente obtenidas con reprogramación celular, se condicionaba según el momento de implantar las células y gracias a varios cócteles químicos. Las rsPSCs, sin embargo, difieren de las técnicas usadas hasta el momento en que se desarrollan según la región dónde se implanten. Tras colocarlas se les administran ciertos componentes químicos, normalmente hormonas de diseño, que dirigen la evolución del tejido. Una vez que ha comenzado a desarrollarse, el propio tejido dirige a todas las células hasta que se forma el órgano en cuestión. El estudio muestra, básicamente, la sencillez con la que se pueden seleccionar, implantar e inducir estas células al contrario que otras de diferente tipo. Por supuesto, este no es el único método para desarrollar órganos a la carta a partir de células madre. Pero como este tipo de células son mucho más fáciles de cultivar en laboratorio, resultan un método más fiable para el diseño de nuevos órganos que se pueden hacer crecer sobre el cuerpo de un animal, por ejemplo.

Es imprescindible hacerlo así, por ahora, mediante una quimera, ya que no disponemos de las técnicas ni los conocimientos necesarios para hacer crecer un órganos funcional y completo de la nada o sobre una placa de Petri. Aunque ya hay bastantes avances al respecto, por ahora la metodología para hacer órganos de reemplazo artificiales más asequible y probable pasa por el uso de células como las rsPSCs. Como explicábamos antes, esto despierta muchas preguntas sobre la ética del proceso. No obstante, la técnica todavía está en una primera fase, demasiado lejana para su aplicación. Si todo va bien, las primeras pruebas las veríamos en unos años. Y su uso médico puede estar sujeto a 10 o 15 años mínimo. Pero la posibilidad está ahí. Además, esto nos permite no solo desarrollar órganos de reemplazo, sino también investigar y acelerar nuestra adquisición de conocimiento sobre las células madre, algo que nos permitirá poner soluciones a algunas de las enfermedades más terribles de nuestra era.

Fuente

Logran crear células madre con un método más rápido y seguro

Las células madre pueden transformarse en cualquier tejido. Un grupo de investigadores anunció este miércoles un importante descubrimiento que podría ayudar a desarrollar tratamientos médicos personalizados: se trata de un método más rápido y seguro para crear células madre.

Estudios anteriores habían demostrado que las células de la piel podían ser reprogramadas genéticamente para convertirlas en células madre.

Ahora, científicos japoneses encontraron que estas células pueden crearse rápidamente con sólo introducir células sanguíneas en ácido, según detalla un nuevo trabajo publicado en la revista Nature.

Las células madre pueden luego transformarse en cualquier tejido y ya están en fase de prueba para tratamientos en los ojos, el corazón y el cerebro.

Este último desarrollo también podría abaratar los costos y hacer más segura la tecnología para crear células madre.

Únicas

El cuerpo humano está formado por células con funciones específicas, como las células nerviosas, las del hígado y músculos, que son fijas.

Es emocionante pensar en las nuevas posibilidades que nos ofrece este nuevo descubrimiento, no sólo para la medicina regenerativa sino también para el cáncer
Haruko Obokata, del Centro de Desarrollo Biológico Riken
Sólo las células madre se pueden convertir en cualquier otro tipo de célula. Esta es un área cada vez más importante en la investigación médica, debido a su potencial para regenerar el cuerpo.

Los embriones son una fuente de células madre, pero su manipulación tienen un gran peso ético. A la vez, investigaciones merecedoras del premio Nobel han demostrado que estas células también se pueden obtener de las células de la piel a través de una reprogramación genética.

El estudio publicado esta semana demuestra que si se aplica un tipo de ácido a las células de la sangre también podría desencadenarse su transformación en células madre.

Interacción con el medio

La doctora Haruko Obokata, del Centro de Desarrollo Biológico Riken en Japón, dijo que estaba “verdaderamente sorprendida” de que las células respondieran a su medioambiente de esta forma.

“Es emocionante pensar en las nuevas posibilidades que nos ofrece este nuevo descubrimiento, no sólo para la medicina regenerativa sino también para el cáncer”, indicó la especialista.

Células madre

Los nuevos métodos de generación de células madre son una promesa para la medicina personalizada.
Este avance se logró en células de sangre de ratones, pero la investigación ahora está en una etapa de obtención de los mismos resultados con sangre humana.

Chris Mason, profesor de medicina regenerativa de la University College London, dijo que, de confirmarse que también funciona en humanos, “la era de la medicina personalizada podría llegar finalmente”.

“Parece un poco demasiado bueno para ser verdad, pero la cantidad de expertos que han revisado esto me aseguran que es cierto”, expresó Mason.

El científico agregó que, si la prueba en células humanas tiene éxito, no sólo podrían eliminarse semanas enteras del proceso de creación de células madre, sino que también podría lograrse un ahorro de dinero, debido a la utilización de componentes más baratos.

“Revolucionario”

Estos hallazgos han sido descritos como “extraordinarios” por Robin Lovell-Badge, del Consejo de Investigación Médica de Reino Unido, y de “un gran descubrimiento científico” por el doctor Dusko Ilic, profesor de ciencia de células madre de King’s College London.

Pasará un tiempo antes de que se entienda la naturaleza de estas células y si pueden probar ser útiles para desarrollar terapias

Robin Lovell-Badge, Consejo de Investigación Médica de Reino Unido
“En efecto, el enfoque es revolucionario”, agregó Ilic. “Generará cambios fundamentales en cómo los científicos perciben la interacción del medioambiente y el genoma”.

No obstante, advirtió que esto “no acerca más la terapia basada en células madre”.

“Necesitaremos usar las mismas precauciones para las células generadas de estas formas que las que utilizamos para las células aisladas de embriones o a partir de métodos estándar de reprogramación”, detalló el médico.

Mientras que Lovell-Badge señaló que “pasará un tiempo antes de que se entienda la naturaleza de estas células -y si pueden probar ser útiles para desarrollar terapias-, pero lo verdaderamente intrigante por descubrir será el mecanismo subyacente que permite que una aplicación de pH bajo desencadene una reprogramación, y por qué ello no sucede cuando comemos limón, vinagre o tomamos una gaseosa”.

Fuente

Un corazón late por sí mismo encima de la mesa

La literatura ya inventó hace mucho el corazón que late por su cuenta –con El corazón delator de Edgard Allan Poe—, pero la ciencia no había estado a la altura hasta hoy. Un equipo de la Universidad de California en Berkeley ha utilizado una combinación de métodos bioquímicos (genes, moléculas) y biofísicos (formas, tensiones mecánicas) para convertir las células madre derivadas de un paciente en un minicorazón que, esencialmente, se autoensambla, forma sus cámaras y empieza a latir espontánea y coordinadamente.

El corazón es muy similar al que se forma en el feto. Como las células madre de partida están derivadas de la piel de pacientes (son células iPS, o células madre de pluripotencia inducida), el corazón es genéticamente idéntico al paciente en cuestión. Kevin Healy, Bruce Conklin y sus colegas de Berkeley esperan que el miniórgano sirva para estudiar las fases tempranas del desarrollo del corazón, tanto en condiciones normales como patológicas. Y sobre todo para probar baterías enteras de fármacos y evaluar sus efectos sobre el desarrollo cardiaco: una buena forma de saber qué medicamentos puede tomar una embarazada.

Desde las primeras décadas del siglo XX, con el rápido desarrollo de la genética en el laboratorio de Thomas Morgan en Nueva York, el paradigma del desarrollo embrionario se ha basado en los genes, que se activan o reprimen en según qué células del embrión, y en el intercambio de señales químicas entre células vecinas. Pero ya en 1917, el gran biólogo y matemático escocés D’Arcy Thompson advirtió a sus colegas que estaban descuidando otro ángulo de la cuestión: las fuerzas mecánicas o, más en general, las leyes de la física.

Los científicos de Berkeley, que reconocen el precedente de D’Arcy Thompson en la primera línea de su artículo –publicado en Nature Communications—, no solo han utilizado señales químicas para estimular a las células madre a diferenciarse como tejido cardiaco, sino que también les han impuesto guías y restricciones mecánicas, como barreras circulares que no pueden sobrepasar, y que les imponen ciertas geometrías y tensiones que emulan a las del desarrollo del embrión.

En el plazo de un par de semanas, las células se autoorganizan según su posición en el círculo al que han sido restringidas. Las células de la periferia experimentan mayor tensión mecánica, y como consecuencia empiezan a diferenciarse como fibroblastos, las células que forman el tejido conectivo y producen colágeno. Las células del centro, que experimentan poca tensión mecánica, se diferencian como cardiomiocitos, o células del músculo cardiaco.

A partir de esta organización temprana del trabajo, lo que empezó como una simple superficie empieza a autoorganizarse en 3D, formando las cámaras cardiacas en una emulación del proceso de desarrollo normal. “El patrón geométrico confinado provee las pistas bioquímicas y biofísicas que dirigen la diferenciación cardiaca y la formación de microcámaras que laten”, explica el primer autor del trabajo, Zhen Ma, de la Universidad de California en Berkeley.

Como uno de los principales objetivos de estos miniórganos es probar el efecto de los fármacos sobre el desarrollo cardiaco, los autores han expuesto sus minicorazones en proceso de diferenciación a una droga de conocidos (y gravísimos) efectos perjudiciales: la talidomida. Este fármaco, en efecto, utilizado en las dosis terapéuticas típicas sobre los miniórganos, causa un desarrollo anormal de las microcámaras, una contracción muscular deficiente y un ritmo de latido más lento de lo normal. La idea ahora es hacer lo mismo con todo fármaco sospechoso.

“Aquí nos hemos centrado en el desarrollo cardiaco temprano”, explica Healy, “pero los principios básicos para distribuir geométricamente las células madre humanas y después diferenciarlas se puede extender fácilmente a un amplio rango de tejidos para entender la embriogénesis y la morfogénesis (la generación de formas)”. Los investigadores predicen que este tipo de sistemas acabará sustituyendo a los modelos animales para muchos propósitos.

D’Arcy se estará agitando satisfecho en su tumba.

Fuente

Células madre se emplean para tratar más de 70 enfermedades

La Sociedad Latinoamericana de Células Madre (Solcema) prepara su congreso anual que tendrá lugar en El Salvador del 29 al 31 de octubre. A propósito del evento, el presidente de la entidad, Alvaro Skupin, conversó con LISTÍN DIARIO acerca de los más recientes avances en este campo de la medicina.

Solcema se define como una organización sin ánimo de lucro que busca informar y educar a profesionales de la salud y al público en general acerca de las bondades y adelantos en la terapia con células madre.

¿Cuáles son los principales avances que en el campo de las células madre se han reportado este año?

Tratamiento de ceguera debido a degeneración macular y retinitis pigmentosa, producción y cultivo de piel del mismo paciente para tratar quemaduras, elaboración de traquea y oreja para ser implantada en el mismo paciente, también clonación de hamburguesas con células madre que podrían ayudar a facilitar y hacer más económico no solo este alimento, sino muchos más.

¿Cuáles tratamientos a base de células madre están disponibles para el público?

En este momento estamos tratando 75 enfermedades, todas las enfermedades crónicas degenerativas, enfermedades autoinmunes, autismo, Alzheimer, epilepia, esquizofrenia, sida, cáncer, etcétera.

¿De dónde proceden las células madre que se utilizan en estos tratamientos? ¿Cómo se obtienen?

Provienen del mismo paciente, principalmente del tejido adiposo (grasa), pero también se obtienen de médula ósea o sangre periférica, también se pueden obtener del cordón umbilical, dientes; realmente hay células madre en cada tejido u órgano del cuerpo.

¿Cuáles son los principales tabúes que existen en torno a las células madre?

Que (su uso) es ilegal debido a que se prohibió en una época el uso de embriones para obtener células madre y en ese tiempo era la única fuente conocida de obtener células madre. Hoy es totalmente aceptado el uso de células madre adultas.

Que la Iglesia lo condena, lo que es verdad para las células madre obtenidas de embriones, por obvias razones, pero la iglesia aprueba el uso de células madre adultas.

Que pueden producir cáncer. Solo las embrionarias han mostrado capacidad de producir tumores, las adultas no lo hacen.

Que no están aprobadas por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos), lo cual es cierto, pero la posición de el FDA es que no las regula si se extraen y aplican el mismo día, son del paciente mismo y solo son mínimamente manipuladas (se considera algo similar al trasplante de cabello que tampoco está regulado por la FDA), claro que los trasplantes de médula ósea cuando provienen de un donante sí están estrictamente regulados.

Evento
Congreso de Células Madre

El Congreso Latinoamericano de Células Madre: Evidencia y Permanencia contará con la con la participación de más de 300 médicos y científicos de toda América.

Lo organizan la Solcema y la Asociación de Células Madres de El Salvador (Asalcema).

Entre los médicos que se darán cita en El Salvador se destacan, además de Álvaro Skupin, Diego Correa, Roberto Fernández Viña, Milagros Sánchez, Sergio Tapia, Forero Obregón, Jerry León y Leonardo Forero Obregón.

Solcema y Asalcema son organizaciones independientes, creadas con el propósito de fomentar el intercambio de información sobre los últimos avances en terapias con células madre, así como mantener al día a toda América Latina sobre los tratamientos disponibles con células madre y sus procedimientos de forma científica y regulada a escala mundial.

Fuente

Paola Troncoso nos detalla sobre la enfermedad que la aqueja

Paola Troncoso la conocida “Polillita” reveló su gran dolor por la enfermedad que la aqueja. Sí, es que la actriz de Morandé con Compañía sufre de fibromialgia, una dolencia que debe tratar a través de tratamientos complejos.

Por lo mismo, es que ha debido tratarse con células madres lo cual le ha ocasionado consecuencias positivas. Hoy no sólo puede tener una vida mucho más normal y además pasar más tiempo con sus hijos.

¡No te lo pierdas!

Ver artículo

Dr. Skupin quiere impulsar turismo de células madre en Punta Cana

Consciente del potencial turístico del país, el doctor Álvaro Skupin planea abrir en julio del año próximo un centro de investigación y terapia celular en Punta Cana, que convertiría a la República Dominicana en un atractivo destino para la realización de este revolucionario tratamiento.De obtener la licencia de parte de las autoridades dominicanas, el galeno invertiría US$5 millones en el moderno centro, de unos 500 metros de laboratorio y clínica, y colocaría al país a la altura de Chile, Ecuador y El Salvador, donde el turismo de células madre cuenta incluso con el respaldo del Ministerio de Turismo de esos países. Se prevé, incluso, la realización de investigaciones en conjunto con el International Hospital de los Estados Unidos.

Sin embargo, el doctor Skupin, un innovador en el desarrollo de protocolos para tratamientos con células madre derivadas del tejido adiposo y en Medicina Regenerativa, y quien opera sendas clínicas en el edificio Novocentro, en el Distrito Nacional y en Miami, reconoce las trabas que pudiera poner el Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios), ante la falta de normativas que regulen la práctica en el país.

En ese sentido, deplora que la entidad adscrita al Ministerio de Salud Pública “ponga en el mismo saco”, tanto a quienes realizan este procedimiento apegados a los más estrictos estándares de calidad y con la tecnología más avanzada, con los inescrupulosos que buscan aprovecharse de los pacientes ofreciendo falsas curas a sus dolencias.

No puedes prohibir lo que no legisla

“Tú no puedes prohibir una cosa que tú no legisla, tú no puedes coger lo peor de algo, porque yo sí sé que hay médicos haciendo todo lo que quieran, pero los organismos de salud deben lógicamente proteger al pueblo de personas inescrupulosas haciendo barbaridades, pero también están obligados a dejar que el pueblo tenga lo mejor”.

Durante una conversación con elCaribe, que incluyó un recorrido por las modernas instalaciones de 3 MED Health Institute, el profesional con más de 35 años de experiencia, dijo que con esto se busca desinformar a la población y negarle la posibilidad de tomar ventaja del más grande hallazgo de la medicina del siglo XXI.

“Tengo siete años trabajando con células madre. La FDA estuvo en mi oficina de Miami cinco días y no encontraron que yo estaba haciendo nada en contra de la ley. En Estados Unidos no están prohibidas, lo que yo hago ni siquiera está regulado, no lo consideran necesario”.

Al igual que como explicara el doctor Leonel Liriano, su colega afirmó que las únicas células madre que pudieran causar tumoraciones y mutaciones, son las extraídas de embriones y no las que se extraen de la médula ósea y el tejido adiposo de pacientes adultos, que no tienen efectos secundarios.

Dijo que tal como recomienda la FDA, en su centro se sacan y aplican las células madre al paciente sin manipularlas, es decir, sin alterar su estructura y funcionalidad, en instalaciones adecuadas.

Celebrarán Congreso en El Salvador

El doctor Álvaro Skupin, quien es presidente de la Sociedad Latinoamericana de Células Madre (SOLCEMA), aprovechó para anunciar la realización del Tercer Congreso “Células Madre, evidencia y permanencia”, que tendrá lugar en El Salvador del 29 al 31 de octubre, donde se presentarán resultados de pacientes tratados con fibrosis pulmonar, cáncer, entre otras patologías.

En su clínica se tratan diversas enfermedades

El catálogo de enfermedades que pueden ser tratadas con células madre en el centro del Dr. Skupin son accidente cardiovascular, Alzheimer, artritis reumatoide, asma, bronquitis, enfisema, fibrosis pulmonar, autismo, diabetes tipo 1 y tipo 2, disfunción eréctil, esclerosis múltiple, lupus, Parkinson. El costo de las terapias, una especie de mini liposucción, cuya muestra se procesa y se inyecta en la parte afectada, oscila entre los tres mil a once mil dólares. Asimismo, contra el antienvejecimiento.

Ver artículo

III Congreso Solcema 2015, El Salvador, 30-31 de Octubre 2015.

Apreciados amigos:

En nombre de SOLCEMA, nos complace invitarles cordialmente a participar en el III Congreso SOLCEMA 2015, que se realizará en El Salvador, del 30 al 31 de octubre.

Solcema ha venido promoviendo esta actividad con el interés de lograr el encuentro anual que nos permite actualizar el conocimiento y los avances dentro del campo de las Células Madre.

Este año, con la ayuda de la Asociación de Células Madre ASALCEMA (Asociación de Células Madre de El Salvador) , nos acogerá la hospitalaria e impresionante ciudad de San Salvador, en el prestigioso hotel Sheraton Presidente.

Conferencistas destacados, científicos y reconocidos profesionales de la salud de todo el mundo, propiciarán mesas de debate y espacios para formular preguntas que les permitirán debatir los nuevos temas que cada día están desarrollándose en este campo tan apasionante de las Células Madre. Para información en detalle sobre el programa científico, así como todas las informaciones relacionadas con este importante evento, visítenos en:

www.congresosolcema.com o llámenos a los teléfonos :
809-331-1900,
305-677-9883 ,
Fax: 809-616-0641