Las Células Madre de adultos funcionan tan bien como las de embriones

Las células madre de donantes de edad avanzada se pueden utilizar para el tratamiento personalizado de enfermedades crónicas y degenerativas relacionadas con la edad, concluye una nueva revisión

La edad del donante no parece influir en la funcionalidad de las células madre derivadas de los tejidos corporales adultos, concluye una nueva revisión. El análisis de la investigación sobre células madre pluripotentes inducidas (iPSCs) revela que no solo se revierten los signos típicos del envejecimiento en iPSCs, sino que las células derivadas de donantes tanto mayores como jóvenes muestran la misma capacidad de diferenciarse en células maduras del cuerpo. Esto valida iPSCs como una alternativa viable a las células madre embrionarias en medicina regenerativa. Publicado en Frontiers in Cardiovascular Medicine, el estudio destaca el enorme potencial de los iPSC derivados de pacientes de edad avanzada para tratar sus enfermedades relacionadas con la edad, e indica áreas futuras de investigación para este campo relativamente nuevo.

“A medida que la expectativa de vida promedio sigue aumentando, también lo hace la tasa de enfermedades crónicas y degenerativas relacionadas con la edad”, explica la Dra. Nicolle Kränkel de Charité, una universidad médica en Alemania. “El reemplazo de órganos y otros tratamientos basados ​​en células podrían aumentar la longevidad y mejorar la calidad de vida de las personas mayores con enfermedad cardíaca, insuficiencia renal e incluso la enfermedad de Alzheimer. Nuestro análisis del conocimiento actual sobre iPSCs indica que las células madre derivadas de pacientes mayores son adecuadas para terapias regenerativas personalizadas, así como para modelar enfermedades genéticas “.

A diferencia de la mayoría de las células del cuerpo, las células madre tienen el potencial de convertirse en diferentes tipos de células. Su descubrimiento abrió la posibilidad de cultivar células específicas para tratar tejidos y órganos dañados, así como enfermedades genéticas.

Las células madre se pueden derivar de dos fuentes: embriones y tejidos adultos. Se creía comúnmente que las células madre embrionarias (CME) son la única fuente confiable, ya que estas células “jóvenes” no han acumulado el mismo nivel de daño celular que las células más viejas. Sin embargo, las células madre embrionarias también tienen limitaciones. Estos incluyen preocupaciones éticas, rechazo inmunológico de tejido trasplantado derivado de ESC y disponibilidad limitada de material donado.

El descubrimiento en 2006 de células madre pluripotentes inducidas, que pueden derivarse directamente de un paciente, ofrece una alternativa atractiva. Su uso ya se ha demostrado en un paciente joven: un niño que padece una rara enfermedad genética, en la cual la piel se llena de ampollas y se rasga, se recuperó completamente después de recibir un trasplante de piel cultivado a partir de sus propias células madre corregidas genéticamente.

Sin embargo, persistieron las preguntas sobre el impacto de la edad del donante en la funcionalidad del iPSC, un punto especialmente relevante dado que los ancianos son los que más se benefician de estas células madre. Por lo tanto, Kränkel y sus colegas analizaron críticamente la investigación disponible hasta la fecha, para resumir lo que se conoce e identificar las futuras necesidades de investigación.

El análisis reveló que la edad del donante puede reducir la eficiencia a la que sus células corporales pueden ser reprogramadas en iPSCs. Sin embargo, una vez generadas, las células madre parecen estar rejuvenecidas, con los signos típicos del envejecimiento invertidos.

“Los iPSC muestran una funcionalidad mejorada en comparación con las células corporales normales del donante, y se pueden diferenciar en células maduras del cuerpo con una eficacia similar a los donantes de células madre más jóvenes”, dice Kränkel. “Esto significa que las células madre de un paciente anciano pueden desarrollarse en otras células y devolverse al paciente para su tratamiento”.

A pesar de esta prometedora conclusión, todavía es un tema de debate si las células de donantes más viejos han acumulado mutaciones más dañinas que las de los donantes más jóvenes. “Esto parece lógico”, dice Elisabeth Strässler, coautora del estudio. “También está la cuestión de si tales mutaciones persisten durante la transformación a células madre, o si se reparan”.

Otras preguntas importantes también siguen sin respuesta.

“El campo de la investigación iPSC todavía es bastante ‘joven’ y se necesita más investigación. Esto incluye si las células derivadas de iPSC podrían formar tumores una vez trasplantados de nuevo a un paciente, consenso sobre qué pruebas deberían ser obligatorias para evaluar la estabilidad genética y la función de la célula madre y protocolos definidos para comparar mejor los resultados de diferentes laboratorios “, concluye Kränkel.

Fuente