Células Madre en las lesiones deportivas

En el 2011 C.J. Nitkowski no tenía nada que perder con probar un tratamiento con células madre en el hombro izquierdo; en los últimos 10 años el relevista zurdo, había dependido de él en las grandes ligas y su carrera llegaba vertiginosamente a su fin. Ni pensar en una intervención quirúrgica y su larga rehabilitación; esto habría segado su carrera de inmediato. No obstante, su mejoría le hizo firmar con los Mets en el 2012. Su caso, al igual que otros muchos atletas de una interminable lista –Bartolo Colón, Tiger Woods, Hines Ward, Troy Polamalu y Kobe Bryant entre otros–, son evidentes ejemplos de cómo cada vez más los atletas escogen el uso de la medicina regenerativa como solución a sus dolencias.

Por mi parte, he tratado a muchos atletas de categoría internacional como el futbolista chileno Mark González. Este, después de una devastadora lesión que amenazaba dar fin a su carrera, logró, por medio de un tratamiento con células madre, que su equipo profesional el CSKA Moscow ganara la Copa Rusa en el 2013.

En la actualidad las células madre están permitidas como método de tratamiento y no son consideradas como “doping” o dopaje por la World Anti-Doping Agency (WADA) o agencia antidopaje.

Como método de tratamiento son –o se convertirán, puesto que aún no está tan diseminado su uso como debiera–, una de las piedras angulares de la medicina deportiva, por diferentes razones. En primer lugar, porque acelera la cicatrización de una lesión, haciendo que el deportista retorne a su entrenamiento lo antes posible; en segundo lugar, porque evita una cirugía y su larga rehabilitación; y, en tercero, porque se puede realizar tantas veces como sea necesario sin consecuencias adversas para el paciente-deportista –como sucede con los medicamentos que aún se usan para tratar muchas lesiones, como la cortisona (recuérdese el caso de Dan Marino con la lesión que sufrió en el tendón de Aquiles).

Mi experiencia y la de un puñado de médicos que trabajamos con las células madre en deportistas es que, para ellos, el tratamiento es ideal, ya que los deportistas suelen rechazar los procedimientos quirúrgicos y los escogen como última alternativa.

En mi Instituto hemos tratado con éxito a muchos deportistas –de fútbol, baloncesto, béisbol y hasta corredores profesionales de autos, sin pasar por alto el crossfit, que es tan exigente que genera muchas lesiones deportivas– y el denominador común es que todos han retornado al entrenamiento, en la mitad del tiempo que les hubiera tomado, y con más del 90 por ciento de la lesión curada.

Pero esto no solo ocurre con los atletas de alto rendimiento sino con aquellos que solo lo practican para mantenerse saludables, pero que han tenido, o tienen, una lesión significativa que los mantiene alejados de su afición.

Es esencial que sepan que sus propias células madre pueden reparar esa lesión, o ese dolor que tanto los agobia. Y con ello evitarían una cirugía que es un real impedimento para retornar a su vida normal.

Ramón Castellanos, MD, es especialista en Regeneración Celular con Células Madre, Stem Cell Miami. Profesor Asistente de la División de Cirugía de la escuela de medicina FIU. Para más información o enviar comentarios stemdoc305@gmail.com o info@stemcellmia.com o llamar al (305) 598-7777.

FUENTE: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article22947333.html#storylink=cpy

Fuente:

Compartir