Los científicos reparan la médula espinal lesionada utilizando las propias Células Madre de los pacientes.

La inyección intravenosa de células madre derivadas de la médula ósea (MSC) en pacientes con lesiones de la médula espinal condujo a una mejora significativa en las funciones motoras, informan los investigadores.

La inyección intravenosa de células madre derivadas de la médula ósea (MSC) en pacientes con lesiones de la médula espinal produjo una mejora significativa en las funciones motoras, informaron investigadores de la Universidad de Yale y Japón el 18 de febrero en la revista Journal of Clinical Neurology and Neurosurgery.

En más de la mitad de los pacientes, se observaron mejoras sustanciales en funciones clave, como la capacidad para caminar o usar las manos, a las pocas semanas de la inyección de células madre, informan los investigadores. No se informaron efectos secundarios sustanciales.

Los pacientes habían sufrido lesiones medulares no penetrantes, en muchos casos por caídas o traumatismos menores, varias semanas antes de la implantación de las células madre. Sus síntomas incluían pérdida de la función motora y de la coordinación, pérdida sensorial, así como disfunción intestinal y vesical. Las células madre se prepararon a partir de la propia médula ósea de los pacientes, mediante un protocolo de cultivo que tomó algunas semanas en un centro de procesamiento celular especializado. Las células se inyectaron por vía intravenosa en esta serie, y cada paciente sirvió como su propio control. Los resultados no fueron cegados y no hubo controles de placebo.

Los científicos de Yale Jeffery D. Kocsis, profesor de neurología y neurociencia, y Stephen G. Waxman, profesor de neurología, neurociencia y farmacología, fueron los autores principales del estudio, que se llevó a cabo con investigadores de la Universidad Médica de Sapporo en Japón. Los investigadores clave del equipo de Sapporo, Osamu Honmou y Masanori Sasaki, ambos ocupan puestos de profesores adjuntos en neurología en Yale.

Kocsis y Waxman enfatizan que se necesitarán estudios adicionales para confirmar los resultados de este ensayo preliminar no ciego. También enfatizan que esto podría llevar años. A pesar de los desafíos, siguen siendo optimistas.

«Los resultados similares con células madre en pacientes con accidente cerebrovascular aumentan nuestra confianza en que este enfoque puede ser clínicamente útil», anotó Kocsis. «Este estudio clínico es la culminación de un extenso trabajo de laboratorio preclínico utilizando MSC entre colegas de Yale y Sapporo durante muchos años».

«La idea de que podamos restaurar la función después de una lesión en el cerebro y la médula espinal utilizando las propias células madre del paciente nos ha intrigado durante años», dijo Waxman. «Ahora tenemos una pista, en humanos, de que puede ser posible”.

Fuente:

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp