NIH lanza el primer ensayo clínico en EE. UU. De terapia con Células Madre derivadas de pacientes para reemplazar las células moribundas en la retina

Estudio dirigido por NEI para evaluar la seguridad del tratamiento para una forma de degeneración macular relacionada con la edad que actualmente carece de tratamiento.

 Ilustración de una célula sanguínea que se convierte en una célula madre pluripotente inducida y luego en una célula RPE.
Los investigadores tomarán las propias células sanguíneas de un paciente y, en un laboratorio, las convertirán en células iPS capaces de convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo. Las células iPS se programan para convertirse en células epiteliales de pigmento de la retina, el tipo de célula que muere temprano en la forma de atrofia geográfica de la AMD. NEI
Investigadores del National Eye Institute (NEI) están lanzando un ensayo clínico para evaluar la seguridad de una nueva terapia basada en células madre específicas del paciente para tratar la atrofia geográfica, la forma avanzada “seca” de degeneración macular relacionada con la edad (AMD), Una de las principales causas de pérdida de visión entre las personas mayores de 65 años. La forma de atrofia geográfica de AMD actualmente no tiene tratamiento.

“El protocolo, que previno la ceguera en modelos animales, es el primer ensayo clínico en los EE. UU. Que utiliza tejidos de reemplazo de células madre pluripotentes inducidas por el paciente (iPSC)”, dijo Kapil Bharti, Ph.D., investigador principal y jefe de la sección de investigación traslacional de células madre y oculares NEI. El NEI es parte de los Institutos Nacionales de Salud.

La terapia consiste en tomar las células sanguíneas de un paciente y, en un laboratorio, convertirlas en células iPS, que tienen el potencial de formar cualquier tipo de célula en el cuerpo. Las células iPS están programadas para convertirse en células epiteliales de pigmento retiniano (RPE), el tipo de célula que muere temprano en la etapa de atrofia geográfica de la degeneración macular. Las células RPE nutren los fotorreceptores, las células sensibles a la luz en la retina. En la atrofia geográfica, una vez que las células RPE mueren, los fotorreceptores eventualmente también mueren, lo que resulta en ceguera. La terapia es un intento de apuntalar la salud de los fotoreceptores restantes mediante la sustitución de RPE moribundo por RPE derivado de iPSC.

Antes de ser trasplantados, los RPE derivados de iPSC se cultivan en láminas de una celda de grosor, replicando su estructura natural dentro del ojo. Esta monocapa de RPE derivado de iPSC se cultiva en un andamio biodegradable diseñado para promover la integración de las células dentro de la retina. Los cirujanos colocan el parche entre el RPE y los fotorreceptores utilizando una herramienta quirúrgica diseñada específicamente para ese propósito.
Según el protocolo de ensayo clínico de fase I / IIa, 12 pacientes con atrofia geográfica en etapa avanzada recibirán el implante RPE derivado de iPSC en uno de sus ojos y serán monitoreados de cerca durante un período de al menos un año para confirmar la seguridad.

Una preocupación con cualquier terapia basada en células madre es su potencial oncogénico: la capacidad de las células de multiplicarse sin control y formar tumores. En modelos animales, los investigadores analizaron genéticamente las células RPE derivadas de iPSC y no encontraron mutaciones relacionadas con el crecimiento potencial del tumor.

Además, se espera que el uso de células sanguíneas autólogas (propias) de un individuo minimice el riesgo de que el cuerpo rechace el implante.

Si se confirma la seguridad temprana, las fases de estudio posteriores incluirán más pacientes para evaluar la eficacia del implante para prevenir la ceguera y restaurar la visión en pacientes con atrofia geográfica.

Un requisito de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para avanzar con el ensayo clínico fue el establecimiento de protocolos de buenas prácticas de fabricación (GMP) para garantizar que el RPE derivado de iPSC sea un producto de grado clínico. Los protocolos GMP son clave para hacer que la terapia sea reproducible y para aumentar la producción si la terapia recibe la aprobación de la FDA.

La investigación preclínica para el ensayo fue apoyada por el Programa de Investigación Intramural NEI y por un Premio de Desafío Terapéutico del Fondo Común NIH. El ensayo se está llevando a cabo en el NIH Clinical Center en Bethesda, MD.

NEI lidera la investigación del gobierno federal sobre el sistema visual y las enfermedades oculares. NEI apoya programas de ciencias básicas y clínicas para desarrollar tratamientos que salvan la vista y aborden las necesidades especiales de las personas con pérdida de visión. Para obtener más información, visite https://www.nei.nih.gov.

Acerca de los Institutos Nacionales de Salud (NIH): NIH, la agencia de investigación médica de la nación, incluye 27 Institutos y Centros y es un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. NIH es la principal agencia federal que realiza y apoya la investigación médica básica, clínica y traslacional, y está investigando las causas, tratamientos y curas para enfermedades comunes y raras. Para obtener más información sobre los NIH y sus programas, visite www.nih.gov.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Secured By miniOrange