COVID-19: ¿Podemos cerrar las puertas de nuestras células al Coronavirus SARS-CoV-2?

Los científicos están examinando si atacar la forma en que el coronavirus ingresa a nuestras células podría ser una vía hacia el tratamiento. Sílvia Llonch resume un artículo de una colaboración internacional, que incluye investigadores del socio de EuroStemCell IMBA – Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia de Ciencias de Austria.

La pandemia de COVID-19, que se cree que se originó en Wuhan en diciembre de 2019, ha afectado a casi todo el mundo, siendo Europa la zona más afectada. Un grupo internacional de científicos estudió hrsACE2, una molécula que ya se encuentra en ensayos clínicos, para ver si podría prevenir de manera eficiente la infección por SARS-CoV-2.

El estudio muestra que:

  • El SARS-CoV-2 puede infectar y replicarse dentro de los mini vasos sanguíneos y riñones humanos cultivados en laboratorio
  • El tratamiento con hrsACE2 puede prevenir esta infección
  • La eficacia del tratamiento depende de la cantidad tanto de hrsACE2 como del virus.

Los autores concluyen que hrsACE2 podría ayudar a bloquear la infección por SARS-CoV-2, aunque el estudio se limita a mini vasos sanguíneos y riñones, y se necesita más investigación para estudiar los efectos del tratamiento con hrsACE2 en las últimas etapas de COVID-19.

¿Cuál es la idea detrás de este estudio?

El agente biológico responsable de la pandemia COVID-19 es un coronavirus llamado SARS-CoV-2. Se ha demostrado que este virus es muy similar al coronavirus (SARS-CoV) que causó la pandemia respiratoria del SARS en 2002.

Una de las características compartidas entre el SARS-CoV y el SARS-CoV-2 es el mecanismo que utilizan para entrar en las células humanas, a través del receptor ACE2 [3]. La amplia distribución de este receptor en la superficie de las células de todo el cuerpo humano, incluidas las células de los alvéolos de los pulmones, así como las células especializadas del intestino delgado, riñón, músculo liso, corazón, arterias y venas [4,5,6 , 7] podría explicar la amplia variedad de síntomas en pacientes infectados por SARS-CoV-2.

Este estudio tiene como objetivo encontrar una forma de prevenir la unión del virus al receptor ACE2 en la superficie de nuestras células. Más específicamente, los autores evalúan el potencial de una versión diseñada en laboratorio de este mismo receptor, al que llaman ACE2 soluble recombinante humano (hrsACE2), para bloquear la entrada del SARS-CoV-2 en las células humanas. hrsACE2 ya se encuentra en ensayos clínicos para el tratamiento del síndrome de dificultad respiratoria aguda, una enfermedad caracterizada por dificultades respiratorias, un síntoma que también experimentan los pacientes con enfermedad grave COVID-19. Existen dos ventajas principales de utilizar tratamientos que ya han pasado algunas fases de un ensayo clínico. En primer lugar, la posibilidad de que el tratamiento llegue a la clínica es mayor puesto que ya se ha estudiado la seguridad del tratamiento. En segundo lugar, debido a que el tratamiento está más avanzado en el proceso de desarrollo de fármacos, podría aprobarse para su uso en un período de tiempo más corto.

¿Qué mostró este estudio?

Los autores primero aislaron el virus SARS-CoV-2 de un hisopo de un paciente e hicieron múltiples copias del mismo. Esto les permitió caracterizar brevemente la forma y el material genético del virus.

Después de esta caracterización inicial, los investigadores probaron si el receptor hrsACE2 podría bloquear la entrada del virus en las células de mamíferos. Para hacer eso, primero usaron un método de cultivo celular simple (células de mono cultivadas en un plato) para probar diferentes cantidades de virus y hrsACE2. A partir de este primer conjunto de experimentos, concluyeron que:

La presencia de hrsACE2 puede inhibir la entrada del virus en las células cultivadas en el laboratorio.
El efecto inhibidor depende de la cantidad inicial tanto de virus como de hrsACE2
El tratamiento con hrsACE2 no tiene un efecto tóxico en las células.

A continuación, los autores utilizaron dos sistemas celulares 3D mucho más complejos, a saber, organoides humanos de vasos sanguíneos y riñones, para probar la infección viral y el efecto de hrsACE2. Primero, desde el día 3 al 6 de la infección, detectaron cantidades crecientes de ARN viral, lo que indica la capacidad del virus para copiar su material genético dentro de los organoides humanos. A continuación, al transferir el líquido que contiene nutrientes donde se habían cultivado organoides infectados por virus a células de mono guardadas en un plato, los autores muestran que estas células se infectan. Por lo tanto, concluyen que el SARS-CoV-2 puede infectar organoides humanos y generar más partículas virales infecciosas dentro de esos organoides. Por último, pero no menos importante, los autores demostraron que el tratamiento con hrsACE2 podría bloquear la entrada del SARS-CoV-2 en los mini vasos sanguíneos y los riñones cultivados en laboratorio. Estos resultados indican el potencial de hrsACE2 para ralentizar y / o prevenir la infección por SARS-CoV-2.

¿Qué significa esto para los pacientes?

En conjunto, los resultados de este estudio parecen indicar que hrsACE2 podría potencialmente usarse para bloquear la entrada de SARS-CoV-2 en las células de nuestro cuerpo. Hasta ahora, el tratamiento de COVI

Fuente:

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp