Creación de óvulos y espermatozoides a partir de Células Madre: ¿la próxima gran cosa en la reproducción asistida?

Hasta hace poco, la única forma de producir óvulos o espermatozoides era a la antigua: los ovarios y los testículos. En un futuro no muy lejano, puede ser posible usar células de casi cualquier parte del cuerpo para crear estas células germinales, también conocidas como gametos.

Este proceso, llamado gametogénesis in vitro (IVG), plantea la posibilidad de que los bebés puedan hacerse usando músculos, hígado o células sanguíneas. Aunque todavía no está listo para futuros padres humanos, hasta ahora solo se ha logrado con éxito en ratones, plantea importantes cuestiones éticas y legales sobre las que deberíamos empezar a pensar y hablar.

La IVG funciona de la siguiente manera: las células de casi cualquier tejido u órgano tienen ingeniería inversa para convertirse en células madre pluripotentes inducidas. Estas células, que pueden convertirse en cualquier tipo de célula humana, luego se empujan para que se conviertan en óvulos o células espermáticas.

¿Por qué alguien querría hacer esto? La infertilidad debida a la falla celular o al tratamiento del cáncer podría dejar de ser el problema emocionalmente devastador que es para muchas familias e individuos. También podría ser una solución para las mujeres que experimentan menopausia prematura.

Relacionado: El Congreso pesa prohibir la eliminación de alterar el ADN de embriones humanos utilizados para embarazos
IVG podría llevar a una gran variedad de posibilidades reproductivas. En una pareja de mujeres y mujeres, por ejemplo, las células de la piel de una pareja podrían convertirse en células de esperma utilizadas para fertilizar los óvulos de la otra pareja. Ningún hombre sería necesario en la creación de tal bebé.

Ya estamos en una era de tecnologías reproductivas disruptivas. Los bebés nacieron utilizando técnicas de reemplazo mitocondrial, a menudo conocidas como bebés de tres padres. Las noticias de ratones nacidos de padres del mismo sexo se volvieron virales el año pasado. La eventualidad de IVG es obvia para muchos de nosotros que observamos el campo.

La alfabetización sobre temas emergentes en las ciencias reproductivas está aumentando, lo cual es bueno. Pero todavía no está recibiendo la atención que merece. Escribiendo en la revista Trends in Molecular Medicine, uno de nosotros (IGC), junto con un complemento de los principales expertos en IVG, sugerimos firmemente que ahora es el momento de aumentar el compromiso público: encuestas, grupos focales, informes de expertos, debates de opinión, y similares: en esta tecnología antes de que los embriones creados por ella lleguen desde el laboratorio hasta el vivero. El grupo también argumenta que el público y los reguladores deben pensar en los desafíos éticos y legales que presentará esta tecnología y superarlos.

Al igual que con otras tecnologías de reproducción asistida, es probable que IVG genere problemas legales y éticos. Pero algunos de ellos serán diferentes a los que surgen de tecnologías anteriores, que comienzan con esperma y óvulos producidos por testículos y ovarios de individuos. Este nuevo proceso crea células germinales y, mediante ese proceso, embriones de las células existentes de cualquiera.

La probabilidad de que los futuros padres creen un gran número de embriones de esta manera y que solo implanten unos pocos pueden agitar a muchas personas. ¿Deben los reglamentos limitar la cantidad de embriones que una persona puede crear utilizando sus propias células madre? ¿Deberían los embriones creados a través de IVG ser tratados de la misma manera que los derivados de las tecnologías de fertilidad existentes o la forma anticuada de hacer bebés?

Fuente

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp