Cómo el sistema inmunológico nos protege contra el cáncer intestinal.

Investigadores de Charité – Universitätsmedizin Berlin han descubierto un mecanismo de protección que es utilizado por el cuerpo para proteger a las células madre intestinales y evitar que se vuelvan cancerosas. Se encontró que el sistema inmunitario innato del cuerpo desempeña un papel fundamental en este sentido. Los investigadores pudieron demostrar que, en lugar de tener un papel puramente defensivo, el sistema inmunológico es crucial para mantener un cuerpo sano. El estudio ha sido publicado en la revista científica Nature.

Dentro de nuestras entrañas, hay una reunión de dos mundos. Es donde las células de nuestras paredes celulares intestinales se encuentran con materiales extraños, como bacterias, alimentos y los productos de degradación de la digestión. Ambos mundos, el de nuestros cuerpos y el del mundo exterior, están en contacto directo, intercambiando información continuamente. Este contacto directo es de crucial importancia para nuestros cuerpos, ya que muchos de los factores ambientales a los que

estamos expuestos (como ciertos tipos de bacterias o nutrientes esenciales) son beneficiosos o incluso vitales para nuestra salud. Sin embargo, el contacto con el medio ambiente también puede tener un impacto negativo en nuestros cuerpos. Ciertas sustancias extrañas, por ejemplo, pueden desencadenar cambios genéticos dentro de las células epiteliales que recubren nuestras paredes intestinales. La acumulación de este tipo de daño en el ADN, particularmente cuando ocurre dentro de las células madre epiteliales, puede conducir al cáncer de intestino.

Para prevenir esta progresión al cáncer, las células tienen la capacidad de reparar el daño del ADN. Cuando el daño es demasiado extenso, pueden cometer un ‘suicidio celular altruista’ (también conocido como apoptosis). Hasta ahora, los científicos habían asumido que las células madre desencadenaban este mecanismo de reparación de forma independiente. Sin embargo, el estudio (dirigido por el Prof. Dr. Andreas Diefenbach, Director del Instituto de Microbiología, Enfermedades Infecciosas e Inmunología de Charité, BIH-Profesor de Medicina de Precisión y Jefe del Grupo de Investigación de Inmunología de la Mucosa en el Centro de Investigación de Reumatismo Alemán) llega a diferentes conclusiones, a saber, que el sistema inmunológico es capaz de mejorar el mecanismo de reparación del ADN en las células madre dañadas, evitando así la progresión al cáncer intestinal.

Trabajando con otros investigadores, el Prof. Diefenbach y su equipo pudieron demostrar en un modelo de ratón que las células del sistema inmunitario innato son capaces de reconocer los factores ambientales genotóxicos presentes en el intestino. Entre estos se encuentran ciertos glucosinolatos, componentes naturales de las plantas que se encuentran comúnmente en muchos tipos de repollo. Una vez que las células del sistema inmunitario innato detectan glucosinolatos dañinos, envían interleucina 22, un tipo de mensajero celular. Esto, a su vez, permite que las células madre epiteliales detecten un daño potencial en el ADN antes y lo repare más rápido. “El sistema inmunológico actúa como un sensor que detecta componentes genotóxicos de los alimentos”, explica el Prof. Diefenbach. “Si se apaga este sensor, se produce un aumento significativo de los casos de cáncer intestinal”.

Para el inmunólogo, estos hallazgos no solo son evidencia de un sistema regulador previamente desconocido que es utilizado por el cuerpo para protegerse contra el cáncer de intestino. También es una evidencia del hecho de que las funciones del sistema inmunológico son mucho más complejas que las de un simple mecanismo de defensa contra patógenos. “El sistema inmunológico controla el crecimiento saludable y la función de diferentes órganos en el cuerpo”, explica el Prof. Diefenbach. A él y su equipo les gustaría utilizar estudios de investigación futuros para explorar la compleja interacción entre los componentes de los alimentos, la flora intestinal, la pared intestinal y el sistema inmunológico con mayor detalle. “Es aquí donde podemos encontrar la clave de por qué hay tantos trastornos inflamatorios”, dice el profesor Diefenbach.

Fuente

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp