Evidencia del trasplante de Células Madre como cura para el VIH-1

Evidencia del trasplante de células madre como cura para el VIH-1

Un estudio de seguimiento a largo plazo de un segundo paciente de Londres ha demostrado un trasplante de células madre exitoso de donantes que albergan un gen resistente al VIH. La sangre extraída del paciente reveló una ausencia de infección viral activa 30 meses después del cese de la terapia antiviral.

VIH

El informe de caso publicado en The Lancet HIV Journal demostró efectivamente que la segunda persona documentada se había curado del VIH. Fundamentalmente, aunque no quedó ninguna especie viral activa en la sangre del paciente, hubo evidencia de ADN del VIH-1 integrado en la muestra de tejido.

El principal éxito de este estudio es la demostración de la ausencia total de replicación del VIH-1 en muestras de múltiples fluidos corporales, incluidos tejido cerebroespinal, sanguíneo, intestinal, semen y linfoide. Los restos del VIH-1 integrado se consideran «fósiles».

Aunque prometedor, el tratamiento es de alto riesgo. Esto coloca este tratamiento como una oferta viable para pacientes que solo padecen neoplasias hematológicas como último recurso.

Este estudio también representa el uso de la edición de genes CCR5 como terapia curativa fuera de la edición de genes. Aunque prometedora, la escalabilidad de la edición del gen CCR5 es limitada, debido a las barreras técnicas y éticas asociadas con su uso.

El paciente de Berlín: el primer tratamiento curativo para el VIH-1
Este paciente sigue al paciente de Berlín informado en 2011, que se curó del VIH-1 mediante un trasplante de células madre. Este paciente fue sometido a dos rondas de radiación de cuerpo completo y trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas (alo-TCMH).

Las células trasplantadas albergaban una mutación CCR5Δ32 / Δ32, que inhibía la expresión celular de CCR5, que da como resultado la resistencia al VIH-1. Estas células madre reemplazan a las células inmunes con poblaciones que albergan esta mutación, lo que provoca la inhibición de la replicación viral. La quimioterapia y la irradiación simultánea de todo el cuerpo eliminan las células que ya albergan células infectadas por el VIH-1.

Un tratamiento de dos pasos: regímenes farmacológicos de intensidad reducida y trasplante alogénico de células madre
Gupta y col. realizó un muestreo de carga viral de los líquidos linfoides y cerebroespinales intestinales del paciente de Londres a los 29 meses después del cese de la terapia antirretroviral (ART) y el muestreo de carga viral de su sangre a los 30 meses. Se tomó el recuento de células CD4, tomado como una indicación de la solidez del sistema inmunológico y una indicación del éxito del trasplante de células madre.

Los resultados mostraron que el recuento de CD4 del paciente medido reflejaba una reconstitución lenta y, a los 28 meses, solo el 23,5% de las células D4 se reconstituyeron a partir del trasplante. El VIH-1 plasmático viral fue indetectable en los 30 meses usando un ensayo con alta sensibilidad (1 coper por mL).

No se detectó infección activa por VIH-1 en el plasma 30 meses después del trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas CCR5Δ32 / Δ32; la presencia de semen, cerebroespinal y gastrointestinal tampoco fue detectada a los 29 meses después del TAR. Sin embargo, el tejido linfoide fue positivo para la proteína de envoltura y repetición terminal larga, aunque negativo para la integrasa viral.

Además, las respuestas de las células T CD8 y CD4 específicas del VIH -1 permanecieron ausentes durante los 24 meses posteriores a la terapia. La recuperación del recuento de CD4 fue lenta; se supone que esto es el resultado del tratamiento con un anticuerpo monoclonal anti-CD52 o de un período de una década anterior durante el cual el paciente no recibió tratamiento para el VIH-1.

Gupta y col. realizó modelos matemáticos para determinar si el tratamiento fue curativo; si> 80% de las células diana se derivaron del donante, entonces la remisión (curación) de por vida era 98% probable. Esta probabilidad aumenta al 99% si> 90% de las células diana se derivan del donante. Las células diana del paciente fueron 99% derivadas de donantes, lo que indica el éxito de las células madre.

Conclusiones: ¿una cura?

Los autores sugieren que el estudio de caso representado en su trabajo indica un enfoque de tratamiento menos intensivo para la remisión a largo plazo de la infección por VIH-1, que consiste en regímenes de medicamentos de intensidad reducida seguidos de un solo trasplante de células madre. Este tratamiento se aparta del estudio de caso de Berlín en el sentido de que se evita la irradiación corporal total.

Como el paciente de Londres es solo el segundo estudio de caso en la actualidad, Gupta et al. advierto que quedan por superar varias barreras. Estos incluyen la solidez de los datos de seguridad y la eficiencia de las técnicas de edición de genes utilizadas en el proceso.

En la actualidad, la técnica de edición de genes CCR5 se encuentra en una infancia relativa y requerirá mejoras antes de que pueda usarse como una estrategia de cura escalable para el VIH-1.

Fuente: News Medical

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp